«Afectuosa carta a la P 40» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Afectuosa carta a la P 40

Enrique Germán Martínez marino poeta

Voy a ser breve e intentaré no caer en sensiblerías, pero también quisiera decir cual es el sentimiento que palpita en mi corazón, hoy dividido en dos. Un ventrículo de mi familia y cotidianidad y otro donde perviven los afectos, arrebatados por el tiempo y las distancias transoceánicas como un secuestro cruel e irreversible.
Al decir esto estallan en mi mente el eco de mis propios versos, desgajados de sus poesías marcando mi impotencia frente a esta congoja.
Por ejemplo recuerdo un poema a un amigo en el que le decía que en la antigua Grecia acuñaron el vocablo ”amicus” venerable y sagrado, cuyo significado hoy os lo dedico a vosotros:
“tu vida protejo, tu alma te guardo,
no hay cerca ni lejos yo estoy para ti”
Ese es el significado y razón de esta a amistad a la que nada pudo quebrar.
Y en mi imaginación alucino mis versos imposibles como por ejemplo regresar a los mares y confrontándolos llegar a Madrid laureado y triunfante. Dice mi poesía:
“Quisiera otra vez enfrentar a los mares
Embicando la ola rompiente y letal
Sentir que humedece mi cuerpo la bruma
Tener mis pestañas orladas de sal”
Y en otro pasaje decía:

“Abrir con mi proa un tajo en las aguas
Soñarme en Europa cual César triunfal
Llegar a Madrid como Ulises a Italia
orlado en laureles semidiós inmortal
Abrazaros y en fragua ardiente y sublime
Quedar para siempre en un bronce inmortal”
Estos sueños de un poeta en lejanía no estarían completos sin el soneto “Amigos” que reza
“Amigo palabra inmensa
que en un sentimiento
es Noble como un juramento
y obliga el perdón a la ofensa.
Amigo es la recompensa
se ha dado fuerza del viento
y siempre estado atento
sin pedir para ti una dispensa
amigo en sus líderes condensa devoción
con un perro y centro de amistad
de tal como se mente
No es palabra de un solo momento
amistad es perdido la extensa
y virtud que vencido los tiempos

Y en otro pasaje decía:
“Con lo dicho hasta aquí algunos de vosotros podría comentar en voz muy queda a su compañero de mesa: ¡cómo ha cambiado Germán en estos años!
Si yo lo escuchara, para que no os alarméis me auto definiría de esta manera, ya que ahora soy un poeta declarado, no un poeta “in pectore” o en el sentimiento.”


POETA

No sé si soy poeta cuando hablo
O quizás lo soy cuando Suspiro,
podría ser poeta cuando sueño,
Y me dicen poeta cuando escribo.

Mas si sólo soy poeta  por las letras
Es decir me hace poeta cuanto digo,
también poeta soy por lo que callo
Pero sé que poeta no he nacido.

he Recibido el Sacramento de los mares
Fui en el don de los versos bendecido
ser poeta es un credo que expía
La Sagrada religión de la poesía.

escanear para escuchar recitado por Eduardo de Ilzarbe
escanear para escuchar recitado por marino poeta

«Soneto a tres jueces de m*****» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Soneto a tres jueces de m****.


Silvina Domínguez
Mariano Roberto Lozano
Richar Fernando Gallego

Se salieron con suya los ladinos,
con jueces despreciables chabacanos,
amigos de los truchos araucanos,
que es sabido son ladrones y asesinos.

No entiendo al que se dice argentino
Y regala nuestra Patria a unos fulanos
violentos y con sangre en las manos
se quedaron el solar donde nacimos.

Fui a la guerra a defender Patria y destino,
camaradas se ofrendaron no en vano
pero a los jueces no les importa un rábano.

Son arquetipo de perfidia y desatino
¡Abjuren! Son felones y cretinos.
Por error fueron ustedes argentinos.

Nota: Abjurar en este caso es renunciar a la ciudadanía

«Guardando historia en poesía» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Guardando historia en poesía
Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por el autor

De ibérica meseta presurosos arribaron,
y de rincones de Europa que yo desconocía,
del Cabo de Hornos un audaz allegaría
alborada a la irrompible amistad que convocaron.

A Indalecio y al poeta por salud los excusaron,
vio el evento por whatsapp y envió una poesía
a los postres remató con feliz iniciativa
bárbaros y nativos un sólo grupo amalgamados.

Al final a cuatro vientos por sus rumbos dispersaron,
pero quiso el poeta que la historia siga viva
en versos reseñó la memoria colectiva,
del encuentro que vivió PXL ¡uno en la vida!

Nuestra Señora del Carmen nos vio siempre con agrado,
para Tolon 24 prometió ir a nuestro lado,
mas se hará representar por su amiga Juana de Arco. (Jean d’Arc)
Aguerrida, muy querida, su ejemplo es apostolado.

«Rafael, 69 años» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Rafael, 69 años
Enrique German Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado

Feliz cumpleaños te deseo en tu día,
no es lo único que aún te pertenece,
eres dueño de un cariño que hoy crece,
ni el tiempo a olvidar se atrevería

Cuarenta y cuatro años nos honró tu compañía,
fuiste ejemplo que perdura y prevalece,
bonhomía que cautiva donde fuese
Y un médico brillante y de valía.

Una flor roja en mi mente te atavía
flotando llegará donde quisiese
Entre River y el Club que perteneces…

…un homenaje inolvidable rendiría.
tu recuerdo perdurable reverdece
a medida que el tiempo envejecía.

«El cóndor navega» por Enrique Germán Martínez marino poeta

El Cóndor navega
Enrique Germán Martínez Marino poeta


A Patricio Ledwith y al Cóndor

Escanear para escuchar recitado por el autor

Patricio y su barco no son sólo amigos
Son hermanos nacidos un día en la mar, 
zarpando del puerto que se conocieron 
gaditano el levante soplaba a rabiar.

Al perder el socaire del muelle de abrigo
a Dios por testigo y sin exagerar
montañas de agua golpearon al Cóndor,
volaba en las crestas y luego a bucear.

Patricio y el Cóndor cruzaron miradas 
seremos equipo y la vida salvar,
será el objetivo  por más que el castigo,
sea duro y constante al mar batallar.  
Ya habían hablado de debilidades 
que el Cóndor maduro empezaba a flaquear,
responsable Patricio (Piloto Naval) 
reemplazó toda tuerca con huelgo al roscar.

Hasta el mero detalle del nombre guardar
Y antiguas creencias tampoco olvidar.
Antes que el palo apoyara el tintero al calar … 
¡Argentino de plata y ya no hay nada al azar.

Dudaba si el Cóndor maduro en edad
aun con cariño  lo irá a defraudar
Tras horas de lucha feroz desigual,
Galante entró a Rada orgulloso su andar.

Patricio muy fuerte la caña apretó
Y escuchó en secreto silente sin voz:
Nacimos hermanos la mar nos parió
Y juntos seremos más fuertes los dos.

«Las manos del pintor sabio» por Mónica Modera y Enrique Germán Martínez

Las manos del pintor sabio
Mónica Modera y Enrique Germán Martínez

Escanear para escuchar poesía recitada por el autor


Poesía descriptiva

Celeste cielo que tus manos
le pintan al corazón,
latidos de las montañas
acompasados con un mascarón.

Gracias a letras apasionadas
que recorren inmenso el mar,
persiguiendo ancianas naves
que nadie podrá olvidar.

Las manos del pintor sabio
donde más crean es la alta mar:
pintan mares imaginados
Y navíos que eternos navegarán.

La inspiración que sus manos mueven
Desconoce la realidad
sólo pintan hechos felices,
Jirón de historias a no olvidar.

«Hasta la última balsa» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Hasta la última Balsa
Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Esta poesía se la dedico a los valientes y esforzados marinos del aviso Gurruchaga, y a su comandante en la guerra de Malvinas y simétricamente a los comandantes , planas mayores y tripulaciones de los destructores Piedra Buena y Bouchard

Escanear para escuchar recitado por el autor

El aviso GURRUCHAGA
rescató hombres del mar,
casi fueron cuatrocientos
desafiando al temporal,
con su balsa, su coraje,
disciplina y voluntad.
Los marinos de la Patria
hoy no cesan de vivar,
al Belgrano que reposa,
en profundo mar austral.
Se fue a pique engalanado
con la guardia militar,
son 300 que custodian
el sagrado Patrio Grial.

1090 tripulantes
acataron por igual
la consigna más virtuosa
para la posteridad:
“Irse a pique sin arriar (1)
sacro pendón de su sitial”.
Gurruchaga es la memoria
de un rescate singular
con Bouchard y Piedra Buena
no dejaron en el mar
camarada abandonado
prometieron rescatar
“Hasta la última balsa” (2)
no habremos de olvidar

(1) Consigna más tocante del Almirante Brown antes del combate

(2) Oportuna y sincera frase del comandante del Gurruchaga en la guerra

«Poseído por las letras» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Poseído por las letras
Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por marino poeta

Yo quise ser un gran poeta
en el mundo de las letras,
para escribir palabras inmensas, apretadas o sueltas.
Unas me ceñían,
otras me iban huelgas,
todas pugnaban por salir,
prestas de mi lapicera.
Un día escaparon todas
de mi pluma de oro más vieja:
y solas se escribieron
en mi ajada antigua libreta.
Eran sólo tinta e ideas
más no eran aun poemas,
mientras yo me soñaba en ferias
firmando hasta bibliotecas.
Y eran letras bellas…
lloraba con sólo verlas
yo que las tuve presas,
en la tinta que no escribiera.
Cuánto tiempo perdido
hechas tintas y no letras
Releía irreconocible verba,
renovada y tan moderna,
Inexplicable hubiera escrito
con tal desenfado
y lenguaje abierto.
Pero casi sin darse cuenta
se adueñaba
lo nuevo en sigilo
de mis más íntimas ideas.
Ahora era un consagrado,
soberbio monstruo sagrado del pensamiento despojado,
gigantescas son hoy mis letras…
mas quisiera volver a ser
pequeño como era antes.
Como hoy ya mi alma ruega
Y en su insistir, impetra incesante.

«La lucha» por Mónica Modera

LA LUCHA
Por Mónica Modera

Escanear para escuchar recitado por marino poeta

Como semilla fecunda,
en noble tierra has germinado,
creciste entre mieses
que con tu amor has regado,
Recogiste el fruto
con sudor cosechado.
Tus sueños se cumplieron
como habías anhelado.

Golondrina de mar
las distancias te han seducido.
Y tu corazón ha llorado
cuando rezas en otro lado.
Empeñas la vida a cada rato
en la lucha que has enfrentado
pero serás inmortal
porque siempre estaré a tu lado.

«Piececitos de niño» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Piececitos de niño
Enrique Germán Martínez marino poeta

Escanear para escuchar recitado por el autor

Piececitos de niño
recorriste caminos,
tan lejos llegaste
mas no a tu sino.
Colinas trepaste
con ansia y anhelo
al cielo asomaste,
persistió el desvelo.
Tú siempre buscaste
regazo y consuelo.
Seguirás tu camino
con porfía y recelo,
desconfiando de gente
que no son modelo,
Ni siquiera su mano
te tienden por duelo.
Habrás de aprender
que nadie reparte,
tenga o no tenga
le sobre o la falte.
Seguirás caminando,
Pisando guijarros
heridos tus pies
con frío y con barro.
Pero has de llegar
al ansiado destino
un regazo te aguarda
al final del camino,
ya puedes llorar
y soñar como un niño,
porque ya no serás
mozuelo peregrino.