«Profecía, rogar y soñar» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Profecía rogar y soñar
Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por el autor

Si fuera un poeta
de fama y renombre,
cantaran mis letras
compás musical,
si el mundo pudiera
pasiones del alma,
guardar en sosiego
y devotos rezar.

Agudos vocablos
Y rimas inquinas,
serían memorias
de tiempos atrás,
poemas serían
angélicos himnos,
benditas sus letras
sólo amor y paz.

Más urden las mentes
innoble objetivo
intento furtivo
de dominación ,
ciudadanos no habremos,
vasallos seremos
y un ramplón dirigente,
de conducción incapaz.

No dejes que mienta
El Foro en San Pablo,
será el querellante
de toda acusación,
la América pobre
en perpetua condena,
será eterna la pena,
sin redención ni perdón.

Los hijos partieron
la Patria está hueca,
no suenan clarines
al alba brillar,
no hay voces viriles
Jurando banderas,
no hay salvas que truenan
Sol de Mayo a honrar.
No hay dianas de gloria
un relato es la historia,
Venezuela y Cuba
arquetipo a imitar.
Se robaron los bienes
Y escasos caudales,
las reservas finales
en el Banco Central.

Al fin se robaron
la historia y la gloria,
nos dejaron sin nada
y sin libertad.
No parece haber sido
Pueblo tan bien nacido
solo ven un camino:
rogar y soñar.

Epílogo

Te daré una esperanza
valiente Patriota,
el albur no se agota
en anunciado final.
Aunque cante el profeta
tuerce el brazo al destino,
no le ruegues tu sino
¡muere antes de soñar!

«Estirpe de Gloria» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Estirpe de gloria
Enrique Germán Martinez
Marino poeta

Dedicado a los 44

Escanear para escuchar poesía recitada

Hoy el alba me inspira
un poema imponente
en reflejo naciente
del sol al brillar,
recuerdo de glorias
laurel en la historia,
corona a valientes
de furia del mar.
Cuarenta y cuatro,
es virtud y ejemplo
que engalana al marino
arquetipo a imitar,
modelo supino
te enseña el camino
persigue su sombra
no te va a defraudar.
Son bronce sin mancha
ni mácula alguna,
son la estirpe más pura
del hombre de mar.
No alcanza mi verba
la augusta estatura
a que ellos crecieron
y hoy son fulgurar,
no tiene el poeta
palabras radiosas
con brillo y nobleza
ponerse a la par.
Los cuarenta y cuatro
son hermanos e hijos
que el cielo bendijo
para perdurar,
son amor en custodia,
son bronce en la gloria,
son brillo que un sol
no podrá emular.

«Malvinas, extranjero relicario» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Malvinas, extranjero relicario
Enrique Germán Martínez
Marino poeta

Ilustración Enrique Germán Martínez marino poeta
Escanear para escuchar poesía recitada por el autor

Eres roca azotada por los vientos
flagelada por oleaje milenario,
eres refugio de petreles solitarios
e historia de un despojo y su tormento.

Brama el mar enfurecido, virulento
Y pervive tu prisión como un calvario,
llora el viento sólo verte presidiario
del abuso sin ningún remordimiento.

Más tu nombre y tu estirpe al nacimiento
son verdades que plasmó en tu nobiliario,
quien primero holló la turba, tu sudario,

Hoy sin glorias por audaz descubrimiento.
Son Malvinas noble patrio sentimiento
Argentinas en extranjero relicario.

«Que vuelvan las esperanzas» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Que vuelvan las esperanzas
Por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Que el silencio se haga melodía,
que la esperanza vuelva a reinar,
que los sueños ya amanezcan
con verdades al despertar

En las noches nuevas estrellas,
por sus ausencias puedan brillar,
que regresen las alegrías
y lo que es justo vuelva a triunfar.

Honor y gloria a los cuarenta y cuatro
y a sus familias les llegue paz,
duradera, eterna y serena
porque triunfante se irguió la verdad.

«Canta y reza»por Enrique Germán Martínez marino poeta

Canta y reza
Por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Canta y reza
Mar del plata aún espera
vivando a la Patria,
y a marinos de veras
cantándoles himnos,
con fe y entereza
flameando banderas
de Patria pureza,
a los cuarenta y cuatro
heroicos de veras.
Al mar se hicieron
cumpliendo promesas,
servir a la Patria
allí donde fuera,
sin ver hacia atrás
si era orden ilesa,
igual que el ayer
o el día que fuera.
Las almas escapan
del pecho hacia afuera,
queriendo abrazar
a sus hijos de vuelta,
buscando olvidar,
sus horas de penas.


El noble acero
es robusto y seguro,
Es nido sin grietas
que el mar aun respeta,
Implacable y furioso
con olas inmensas,
su fuerza siniestra
golpeaba sin mella.
Al viento se suma
la eterna sorpresa,
que acecha al marino
con fallas diversas.
Tesón opusieron
con ardua sapiencia
respetando las fuerzas
de la naturaleza,
reparando entrañas
de hierro ya viejas,
es cuánto empeñan
mezquinas ideas.
Valiente marinos
cantan y navegan
También vuelan
y sueñan
con que vivaquean,
y en ellos descansa
la Patria defensa.


En sus manos, su fuerza,
en su amor y entereza!
Los cuarenta y cuatro
de ello son muestra,
de gran corazón
y de íntegra entrega.
Ejemplos de Dios
para quienes gobiernan
su Bien Superior
es la tierra que alberga
a cada argentino
aunque no agradeciera.
Así vuelvan tenaces
en su arma silente,
o bajen marchando
de un cielo Celeste,
Cantando con voz
cristalina inocente
serán a esta patria
su gloria por siempre.

«Marinos de ley»por Enrique Germán Martínez marino poeta

Marinos de ley
Por Enrique Germán Martínez

Escanear para escuchar poesía recitada por el autor

San Juan te has ido
ya siete semanas,
no estás escondido
lo se ,tú no engañas,
estarás a la vista
en playas lejanas,
o en aguas secretas,
probando tus armas.

El destino dirá
a su tiempo si vuelves
porque amas lo que haces
o aun mucho más a Ellos ,
familia es tu anclaje
o ambas son ciertas ,
dilema curioso
resolverlo es eterno.

El mar misterioso
Y enorme te oculta,
el silencio ominoso
llegará á todo el mundo,
llevando un sollozo
sentido y profundo
y cantará en siete mares
el bronce impoluto
en que brillan los nombres
de intrépido grupo.

Eran 44 marinos de ley
Entre ellos había sólo una mujer
Y comienza la historia,
Una y otra vez…….

«San Juan en patrulla eterna» por Enrique Germán Martínez marino poeta

San Juan, en patrulla eterna
Por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Coloso de acero en patrulla eterna
en plano profundo, silencio de guerra,
la napa esconde tu piel que cobija
valientes marinos que nadie releva.

Estás sumergido en mares de leva
orgullo el escudo al pecho que llevas,
San Juan, submarino en la gloria navegas,
con cuarenta y cuatro que honraron su emblema.

La Patria guardó en su alma una pena
pero inscribió en su memoria un poema,
la épica historia de intrépida entrega,
antes y después, bisagra en la Defensa.

Recuerde la Armada silente diadema,
serán sus custodios un lumen de estrellas,
enormes sus nombres la Patria venera
a quien supo honrar su deber con nobleza.

«Desde el muelle del San Juan»por Enrique Germán Martínez marino poeta

Desde el muelle del San Juan

Enrique Germán Martínez marino poeta

escanear para escuchar recitado por el autor

Que pasa que no regresa el
el submarino de mis amigos?
San Juan lo llaman ellos,
habrán errado el camino?
Habrán mirado el sendero,
la foresta y lo que hay en el piso?
recordarán los olores,
de los sitios que a su paso han visto?
Estoy seguro que Eliana
sabía bien el camino,
aunque se que su olfato
está muy lejos de ser el mío.
También el comandante,
serio y bueno conmigo
y seguro el señor segundo,
que es el dueño del submarino.
Yo creo que cada uno
sabría volver solito,
porqué entonces no lo hacen?
harán muchas siestas en el camino?
Entre risas me confesaron
que cuando juegan escondidas
aspiran grande aquí arriba
y se acuestan abajo en el piso,
cuando todo se tranquiliza
soplan aire no sé dónde
y emergen con sigilo.
No me voy a preocupar,
son marinos argentinos,
saben todo y cómo arreglar
las cosas en el camino.
Mañana llegarán
cuando el sol recaliente el piso
y la sombra del hocico
esté justo debajo mío.
Y al verlo asomar
al diente de submarinos,
me arrojaré al agua
en pleno ambiente festivo.
Mientras la banda toca compases,
nadaré hasta ellos furtivo,
me sacudiré ante el comandante
y al segundo le dedicaré ladridos.
Todos palmearán mi lomo
yo les haré gruñidos.
A Eliana le lameré las manos,
mi gesto ancestral instintivo,
es el pacto entre humano y perro
que voluntariamente los haces amigos.

«Los 44, marchemos juntos a la gloria»por Enrique Germán Martínez marino poeta

Los 44, marchemos juntos a la gloria
Por Enrique Germán Martínez marino poeta

Música Guillermo Wehmann

Cuarenta y cuatro intrépidos jalonan
el sereno azul salino de los mares,
gloria eterna peregrina los corona,
y laurea sus memorias inmortales.

En un destello se unieron sus destinos
y bramaron al unísono verdades,
son devotos de un valiente sentimiento,
de la Patria hoy custodian heredades.

Han surcado el mar bravío a contraviento
y resplandecen en los fondos abisales,
han cantado en albas puras sus verdades
y a los vientos le han rogado predicarles.

Ellos ven a nuestra Patria desde lo alto
y conocen la riqueza que le expolian,
es la hora de inflexión en nuestra historia
y de armarse sin pudor en su custodia.

Devolvamos a los hijos la esperanza
a un futuro de grandeza manifiesta,
es derecho inmanente a ultranza
que nos obliga a levantar nuevas banderas.

Argentinos, en la gloria nos esperan
volvamos nuestros ojos hacia el cielo,
Inhumemos el pasado que nos frena
y marchemos con valor junto con ellos.

«Res pública»por Enrique Germán Martínez marino poeta

República es patrimonio
no es mujer, es tu heredad,
es la Patria organizada
hermanados sin sesgar.
Es poderes divididos
ley, justicia y probidad
funcionario y ciudadano
para todos por igual.
Es gobierno de provincias
con sistema federal
provincianos, no vasallos
del gobierno nacional,
es democracia y elecciones
Sin populismo y sin robar .
En su lógica absoluta
República es de verdad,
cuanto une y amalgama
y promete felicidad.
Es progreso y esperanza
y para el pueblo es libertad