«Náufragos» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Náufragos
Enrique Germán Martínez
Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por marino poeta

El Belgrano con honor
entre glorias naufragó
con trescientos veintitrés
custodiando el pabellón

El poder era ambición
congelado el corazón.
Una líder con historia
de soberbia y sinrazón

Silencioso y al acecho
el peligro anidó,
un rapaz conquistador
cruel zarpazo le asestó.

El ataque doblegó
sin poder contrarrestar.
El abismo lo engulló
era un Señor del Mar

El valiente comandante
fue ejemplo en conducción,
último en abandonar
como es la tradición.

Bonzo quería correr
misma suerte que el bajel,
Barrionuevo persuadió
o se quedaba con él.

Disciplina y moral
era fe en la dotación
pero al abandonar
el averno comenzó.

Sin piedad los apaleó
el mar gélido polar,
aunque el viento en su bramar
cantar bravos escuchó.

Nunca nadie entenderá
qué martirio se sufrió,
hasta que en brazos marinos
a satán se los quitó.

No triunfó el invasor
ni en siglos lo hará,
sus falacias son derrotas,
victorioso es rescatar.

«Hasta la última balsa» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Hasta la última Balsa
Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Reflexión del vicealmirante Álvaro Vásquez que era el comandante del Aviso Gurruchaga cuando rescató casi cuatrocientos náufragos. Es además quien acuñó la frasea “hasta la última balsa”, que tanto le agradecen los rescatados.
“Seguramente al expresar esa breve sentencia , que alguno de mis hombres recogió y grabó en su memoria, quise poner en evidencia la inmensa tragedia humana a la que nos enfrentábamos y el encomiable esfuerzo realizado por toda la dotación que tuvo el exitoso resultado conocido. Mi agradecimiento para ellos y todo nuestro reconocimiento a los 323 valerosos camaradas que dejaron su vida junto al Crucero Belgrano. A ellos honor y gloria eterna”.
Álvaro Vásquez
Vicealmirante (R )

Escanear para escuchar recitado por el autor

El aviso GURRUCHAGA
rescató hombres del mar,
casi fueron cuatrocientos
desafiando al temporal,
con su balsa, su coraje,
disciplina y voluntad.
Los marinos de la Patria
hoy no cesan de vivar,
al Belgrano que reposa,
en profundo mar austral.
Se fue a pique engalanado
con la guardia militar,
son 300 que custodian
el sagrado Patrio Grial.

1090 tripulantes
acataron por igual
la consigna más virtuosa
para la posteridad:
“Irse a pique sin arriar (1)
sacro pendón de su sitial”.
Gurruchaga es la memoria
de un rescate singular
con Bouchard y Piedra Buena
no dejaron en el mar
camarada abandonado
prometieron rescatar
“Hasta la última balsa” (2)
no habremos de olvidar

  1. Irse a pique antes que rendir el pabellón era la consigna más tocante del Almirante Guillermo Brown. Poetizada como “Irse a pique sin arriar sacro pendón de su sitial”.
  2. “Hasta la última balsa” fue una expresión oportuna y sincera del comandante del Aviso Gurruchaga, el hoy vicealmirante Álvaro Vásquez

«Si hubiera yo caído» por Enrique Germán Martínez marino poeta

«Si hubiera yo caído»

Enrique Germán Martínez marino poeta


A Lino Palacio (h) cuya pasión por la verdad me inspiró esta poesía

Escanear para escuchar recitado por el autor

Si hubiera yo caído en la batalla
no podrían estas letras ser leídas,
sólo serían una historia imaginaria
de pasión y sentimientos pretendida.

Si me hubiera la metralla alcanzado
mis poesías y sonetos no serían,
no podrían nunca haber sido creados,
desconocidos por completo dormirían.

No habría tachaduras ni borrones
del poeta en apreciados manuscritos,
no cantarían escolares sus canciones
hojas blancas abundarían sin escritos

Cuanto pigmento en mi paleta pretendía
Y perfección y trazos rectos en aristas,
empero el éxito no hubiera aparecido
de haber sido una baja en una lista.

Cuanta marcha y canción acompasada,
con que la banda militar desfilaría,
cuánto bronce, viento y cuerda acallaría,
la inexistencia del juglar y de su lira.

Cuantos besos a mi esposa y a mis hijos
el fragor de la batalla engulliría,
mil sonrisas y abrazos no existidos
siendo yo quien más que nadie los quería.

Cuánto ejemplo habríase creado
al calor de heroicas historias de caídos,
cuánta gloria nos han ellos heredado,
que nos hace victoriosos aun vencidos.

«Elegía» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Elegía
Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por marino poeta

Al regreso de la guerra he llorado,
en desconsuelo tristes lágrimas vertido,
desde el alma al evocar a mis amigos,
que custodian el profundo azul abismo.
Son los héroes que al honrar lo prometido
fueron batidos al furor de la batalla,
centinelas en ajenas lejanías,
Patrio grial al que guardan y amurallan.
Los quisiera de regreso como Ulises,
que el peligro hasta Itaca lo agobiaba
y Penélope su fiel y bella dama,
lo aguardó aunque los años le pesaban.
Los quisiera de regreso como al Cristo
que a tres días de morir resucitaba,
que regresen con sus glorias y medallas
a sus vidas que hoy perdidas son sagradas.
Ahora sé cuanto mis lágrimas suplican
no es tan sólo por mis buenos camaradas,
es por cuantos sin regreso han sucumbido
y merecen éstas lágrimas lloradas.

«Profecía, rogar y soñar» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Profecía rogar y soñar

Enrique Germán Martínez marino poeta

Escanear para escuchar recitado por el autor

Si fuera un poeta
de fama y renombre,
cantaran mis letras
compás musical,
si el mundo pudiera
pasiones del alma,
guardar en sosiego
y devotos rezar.

Agudos vocablos
Y rimas inquinas,
serían memorias
de tiempos atrás,
poemas serían
angélicos himnos,
benditas sus letras
sólo amor y paz.

Más urden las mentes
innoble objetivo
intento furtivo
de dominación ,
ciudadanos no habremos,
vasallos seremos
y un ramplón dirigente,
de conducción incapaz.

No dejes que mienta
El Foro en San Pablo,
será el querellante
de toda acusación,
la América pobre
en perpetua condena,
será eterna la pena,
sin redención ni perdón.

Los hijos partieron
la Patria está hueca,
no suenan clarines
al alba brillar,
no hay voces viriles
Jurando banderas,
no hay salvas que truenan
Sol de Mayo a honrar.
No hay dianas de gloria
un relato es la historia,
Venezuela y Cuba
arquetipo a imitar.
Se robaron los bienes
Y escasos caudales,
las reservas finales
en el Banco Central.

Al fin se robaron
la historia y la gloria,
nos dejaron sin nada
y sin libertad.
No parece haber sido
Pueblo tan bien nacido
solo ven un camino:
rogar y soñar.

Epílogo

Te daré una esperanza
valiente Patriota,
el albur no se agota
en anunciado final.
Aunque cante el profeta
tuerce el brazo al destino,
no le ruegues tu sino
¡muere antes de soñar!

«Estirpe de Gloria» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Estirpe de gloria
Enrique Germán Martinez
Marino poeta

Dedicado a los 44

Escanear para escuchar poesía recitada

Hoy el alba me inspira
un poema imponente
en reflejo naciente
del sol al brillar,
recuerdo de glorias
laurel en la historia,
corona a valientes
de furia del mar.
Cuarenta y cuatro,
es virtud y ejemplo
que engalana al marino
arquetipo a imitar,
modelo supino
te enseña el camino
persigue su sombra
no te va a defraudar.
Son bronce sin mancha
ni mácula alguna,
son la estirpe más pura
del hombre de mar.
No alcanza mi verba
la augusta estatura
a que ellos crecieron
y hoy son fulgurar,
no tiene el poeta
palabras radiosas
con brillo y nobleza
ponerse a la par.
Los cuarenta y cuatro
son hermanos e hijos
que el cielo bendijo
para perdurar,
son amor en custodia,
son bronce en la gloria,
son brillo que un sol
no podrá emular.

«Malvinas, extranjero relicario» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Malvinas, extranjero relicario
Enrique Germán Martínez
Marino poeta

Ilustración Enrique Germán Martínez marino poeta
Escanear para escuchar poesía recitada por el autor

Eres roca azotada por los vientos
flagelada por oleaje milenario,
eres refugio de petreles solitarios
e historia de un despojo y su tormento.

Brama el mar enfurecido, virulento
Y pervive tu prisión como un calvario,
llora el viento sólo verte presidiario
del abuso sin ningún remordimiento.

Más tu nombre y tu estirpe al nacimiento
son verdades que plasmó en tu nobiliario,
quien primero holló la turba, tu sudario,

Hoy sin glorias por audaz descubrimiento.
Son Malvinas noble patrio sentimiento
Argentinas en extranjero relicario.

«Que vuelvan las esperanzas» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Que vuelvan las esperanzas
Por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por el autor

Que el silencio se haga melodía,
que la esperanza vuelva a reinar,
que los sueños ya amanezcan
con verdades al despertar.

En las noches nuevas estrellas,
por sus ausencias puedan brillar,
que regresen las alegrías
y lo que es justo vuelva a triunfar.

Honor y gloria a los cuarenta y cuatro
y a sus familias les llegue paz,
duradera, eterna y serena
porque triunfante se irguió la verdad.

«Canta y reza»por Enrique Germán Martínez marino poeta

Canta y reza
Por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por marino poeta


Mar del plata aún espera
vivando a la Patria,
y a marinos de veras
cantándoles himnos,
con fe y entereza
flameando banderas
de Patria pureza,
a los cuarenta y cuatro
heroicos de veras.
Al mar se hicieron
cumpliendo promesas,
servir a la Patria
allí donde fuera,
sin ver hacia atrás
si era orden ilesa,
igual que el ayer
o el día que fuera.
Las almas escapan
del pecho hacia afuera,
queriendo abrazar
a sus hijos de vuelta,
buscando olvidar,
sus horas de penas.


El noble acero
es robusto y seguro,
Es nido sin grietas
que el mar aun respeta,
Implacable y furioso
con olas inmensas,
su fuerza siniestra
golpeaba sin mella.
Al viento se suma
la eterna sorpresa,
que acecha al marino
con fallas diversas.
Tesón opusieron
con ardua sapiencia
respetando las fuerzas
de la naturaleza,
reparando entrañas
de hierro ya viejas,
es cuánto empeñan
mezquinas ideas.
Valiente marinos
cantan y navegan
También vuelan
y sueñan
con que vivaquean,
y en ellos descansa
la Patria defensa.


En sus manos, su fuerza,
en su amor y entereza!
Los cuarenta y cuatro
de ello son muestra,
de gran corazón
y de íntegra entrega.
Ejemplos de Dios
para quienes gobiernan
su Bien Superior
es la tierra que alberga
a cada argentino
aunque no agradeciera.
Así vuelvan tenaces
en su arma silente,
o bajen marchando
de un cielo Celeste,
Cantando con voz
cristalina inocente
serán a esta patria
su gloria por siempre.

«Marinos de ley»por Enrique Germán Martínez marino poeta

Marinos de ley
Por Enrique Germán Martínez

Escanear para escuchar poesía recitada por el autor

San Juan te has ido
ya siete semanas,
no estás escondido
lo se ,tú no engañas,
estarás a la vista
en playas lejanas,
o en aguas secretas,
probando tus armas.

El destino dirá
a su tiempo si vuelves
porque amas lo que haces
o aun mucho más a Ellos ,
familia es tu anclaje
o ambas son ciertas ,
dilema curioso
resolverlo es eterno.

El mar misterioso
Y enorme te oculta,
el silencio ominoso
llegará á todo el mundo,
llevando un sollozo
sentido y profundo
y cantará en siete mares
el bronce impoluto
en que brillan los nombres
de intrépido grupo.

Eran 44 marinos de ley
Entre ellos había sólo una mujer
Y comienza la historia,
Una y otra vez…….