Oda Épica “Ser navío” Por Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Una breve mención de las naves cuyos nombres destacan en la historia naval Argentina

Oda Épica “Ser Navío”

CAPITULO 1
“Arbolado con señorío”

Yo soy el navío,
arbolado con señorío
soy fragata con prestancia,
el viento es mi circunstancia
y el timón, mi voluntad.
Las velas son mi albedrío,
distancias el desafío,
los horizontes son mi utopía,
las olas, mi gran verdad.
La mar es el pilar
que a los bajeles nomina,
con salobre espuma divina,
virgen y bautismal.
Allí, marítimo y celestial
impuso nombres inmensos,
qué el mundo hubo de admirar
y aun lloran los vientos,
por llevarlos a naufragar,
desarbolados en rudo encuentro,
en sus cabillas el alma aferraron
y la mar los recibió en silencio
en su profundo seno azulado
y duermen aun sus sueños.
El mandato es entonces honrar,
doblemente los que triunfaron
contra el fuego de baterías,
y el azote del mar crispado.

Sus arboladuras enhiestas,
coronadas de velámenes
no cayeron de rodillas
ante el ibérico león en los mares,
por siglos en pie de guerra
y luchando con denuedo,
los navíos y sus hombres
el impiadoso mar vencieron.

Yo soy un navío.
humilde en su señorío,
mas noble para nombrarlos,
reseñando sus proezas,
recitando en desagravio,
por tanto olvido de hombres
a maderos y blancos paños,
a quien nadie agradeció
por su heroísmo
en sus aquellos años.

Yo soy el albedrío,
Fragata por heredad,
mi nombre es promesa
y mandato de libertad,
de Nuestro Señor que reina,
Sustantivo divino,
al que muchos hombres rezan,
para ahuyentar pasados impíos.
Recibí de temprano antaño,
épicos versos y rimas,
himnos a damas veleras,
que el recuerdo apenas si cuida,
pero el futuro cela y espera
que despierte su historia dormida.

CAPITULO 2
“Irse a pique han jurado”

Tantos bosques añosos,
llegaron a ser navío,
cuánto bronce y acero
rugieron pólvora y gritos,
mucha madera y clavos,
con tesón, arte y estilo,
parían barcos veleros,
en el mar honraban su rito
recibiendo artera metralla,
escupiendo fuego y castigo.

25 de mayo era insignia,
de Azopardo en la escuadrilla,
que enfrentó al invasor,
del Paraná a sus orillas,
en San Nicolás de Los Arroyos
con suerte muy esquiva.
La gloriosa fragata negra,
en cueros habían vestido
para ocultar las heridas,
que en Canal del Infierno hizo
con feroz ensañamiento,
ochenta impactos precisos
de batería impiadosa,
que Brown y San Patricio
acallaron con la tropa

tras el niño con su pífano.

La Veinticinco de Brown
con sus pendones clavados,
en sus palos volando a tope
“irse a pique han jurado”
a su Almirante en un grito
“antes de rendir el Paño
del que fueron dignos hijos.

Fragata “La Argentina”
con el intrépido Bouchard al mando,
el pabellón honró en confines,
que aún lo recuerdan flameando
y regresó de las antípodas,
“temido corso”: circunnavegando!

CAPITULO 3
“Añosos bosques hundidos”

Allí donde braman los vientos,
el mar anida en las cofas,
el alcázar no es refugio,
la nave hiende su proa,
sobrevivieron en el Espora
infortunados navegantes,
sin sus naves ni sus artes,
que en tributo al mar cedieron.
En bitácoras memoriosas,
naufragios que aun se lloran
son añosos bosques hundidos
hasta que fue el turno de la Espora,
en una resaca artera
quedó inmóvil su proa,
sobre un lecho pétreo
durmió con pena sus glorias,
en isla de densas nieblas
lejana, helada y traidora.
No estaban solos los marinos,
estaban con Luis Piedrabuena
navegante de épica vida,
conocedor del arte que engendra
con un hacha y con astillas
un barco que al viento vuela.

Cúter Luisito
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

salvador de tantas vidas,
por sus hombres se desvela.
Por sus hombres desvelado
“Tomó del Espora una costilla”
y el “Luisito” un hermoso barco
construyeron con sus manos.
Desafiaron el Le Maire
y navegaron muchos años,
en el noble Cutter que fuera
legendaria Espora de antaño.
Bergantín “La Argentina
efímero servicio brindado
formó oficiales de guerra,
hombres de mar osados.
La Sarmiento a su tiempo
cumplió cabal su misión
mostró la Argentina al mundo
cual promesa de gran Nación
formando al tiempo oficiales
con la hidalguía del Alte. Brown

Llegaron así los tiempos
En que el viento apago el soplido
Las escotas ya no tensaban
los puños de blanco lino
Arboladuras no enseñoreaban
El orgullo de ser navío
Y chimeneas expulsaban
Crepitantes chispas y ruidos
Aferraron así por siempre
las coronas de bello estilo
y las naves se arrodillaron
perdiendo su porte altivo

CAPITULO 4

“Los Barcos son solidarios”

En parajes desconocidos
helados y milenarios,
virginales de hollar humano
y de quillas que hienden tajos,
en la fina piel de los mares,
Agraviado por atrevido intento
de alcanzar el confín negado,
traicionero crispó su puño,
en su cuerpo de frágil pájaro
lo engulló en un trago frío
un borbollón subió resoplando.
Sentados en el hielo
viendo absortos el espanto
Nordenskjiold y sus hombres,
¡estaban abandonados!
Perdido el Antartic,
solos sin esperanza,
Sobreviviendo cada día
honrando vidas que no entregaban,
sin soñar en sus pesadillas
que la Argentina, en las circunstancias
a solicitud del gobierno sueco
dispuso la Uruguay se alistara.
Porque son solidarios los bajeles
con los caídos en desgracia
y algunos hombres fieles
a valores que los destacan.
Dos años sobrevivieron
Ignorando si los buscaban
sabiendo en el fondo de su alma
que barcos y navegantes
ambos son solidarios
con el caído en desgracia.
Recalo Uruguay muy remozada
entre algarabías en el Antártico
pero ningún casco los esperaba.
En su tumba profunda helada
Ya era un cristal facetado
Que eterno conservaría
Así como lo había tallado

CAPITULO 5

“Grandeza en paz el destino”

Soy antiguo navío.
Mi bauprés señala el camino,
una dama nos resguarda
de inesperados peligros,
es República coronada,
su libertad es conquista
con criolla sangre derramada,
el frigio emblema
que ostenta erguida
Y mandato es conservarla
así nos fuera en ello la vida

El aparejo que nos impulsa,
velamen puro y prístino,
del mismo hilo que otrora
unió el reino castizo.
Nos desliza hacia nueva alba
a la Patria y a sus hijos,
grandeza en paz es el destino
paciente que nos aguarda.

Serena. El paño henchido,
habremos de recalar,
hermanados y unidos
por derroteros de honra,
bajo que un cielo
que nos ha ungido.

WhatsApp Image 2019-12-04 at 16.24.00

Marcha/Himno a la Armada Argentina “Herencia de Brown” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Marcha o Himno a la Armada Argentina “Herencia de Brown” por Enrique Germán Martínez Marino poeta
Música y vocalización Guillermo Wehmann

Estribillo
LA ESCUADRA DEL PLATA nacía
con carencias y gran decisión,
de alcanzar con su brazo armado
libertad en la Patria extensión.
Era el sueño en aquella alborada
y es el mismo que anima aun hoy,
late eterno en pechos vibrantes
de marinos herencia de Brown.

Diecisiete de Mayo amanece,
en el alba de nueva Nación,
una Escuadra Naval que estremece
su enemigo al rugir del cañón.

Un marino irlandés comandante,
de ser libres la causa abrazó,
cincuenta años luchó por la Patria
Almirante Argentino murió.

Montevideo un paso a la gloria,
luego el Plata al Imperio negó,
al Pacífico en naves de guerra
la bandera a la fama ascendió.

Fuego rasante frente a Buenos Aires,
en Quilmes clavó el pabellón,
y juró con sus bravos a pique
llevarse consigo el honor.

A marinos de tierras lejanas
a su lado la historia esculpió,
pero en su corazón más valientes
eran: Espora, Rosales y Brown.

LA ESCUADRA DEL PLATA nacía
con carencias y gran decisión,
de alcanzar con su brazo armado
libertad en la Patria extensión.
Era el sueño en aquella alborada
y es el mismo que anima aun hoy,
late eterno en pechos vibrantes
de marinos herencia de Brown.

Espalda contra espalda.

Juglares en el Medioevo, sobre una temática de actualidad.

Lucharemos espalda contra espalda
cuidándonos la vida uno al otro,
la batalla será cruel y despiadada,
no daremos ni pausa ni reposo.

En el filo de mi espada hay testimonios
de estocadas muy violentas, mas sin odio
y mi lanza convenciendo a quienes daña,
que “hay derecho y justicia con nosotros”.

Lucharemos por la tierra redimida
y arracada de las garras cual despojo,
a las huestes que ocuparon mansillando
nuestro pueblo y su bendito territorio.

-¡¡Hoy no tomaremos prisioneros!!!
¡Sépanlo! Amantes de mil odios.
No habrá tregua hasta que caigan a la arena
 y nos rueguen suplicando entre sollozos.

Han dejado nuestra tierra arrasada,
enferma y empobrecida hasta el hastío,
sus armas seran fundidas en arados
y  sus nombres serán nieblas del olvido.

2015

q3iiOVBeObAiEUZTD0deGQXd18w

 

 

Un triste balcón y ningún pudor.

 

Un triste balcón y ningún pudor
a sus inquilinos, Señor ¿qué les pasa?
¿odian a los argentinos?
¿es que no tienen honor?
La Patria expoliada de sus riquezas, agobia
dan mucha tristeza las premoniciones.
¿no hay en esta casa un político noble?
¿no hay un estadista con mejores opciones?
¿Ninguno desea ver tras los cristales
la diminuta imagen de un exitoso país?
En la pampa eterna sembradíos y animales,
en el país profundo: ¿desarrollo y un pueblo feliz?
Si no aman la Patria no amarán su hijos,
no serán honestos, ni justos, ni limpios,
nunca habrá libertad y será el futuro un burlón acertijo.
¡UN TRISTE BALCON Y NiNGÚN PUDOR!

Parte II. La senda perdida.

 

5bb

Patria inmensa, con un siglo en la historia
no todo es memorias de radiante acaecer
por serenos caminos a grandiosos destinos
entre mármol y bronce a buril o cincel.

Viviste discordias con sangre y sin gloria
albergaste un tirano de cruel proceder.
En el siglo pasado se adueñó de las leyes
con astucia infame abusó del poder.

Su despótica fama sucumbe en batalla
que Urquiza hidalgo valiente enfrentó
un tres de febrero glorioso en Caseros
selló su deshonra y en sombras huyó.

Patria de albores y firmes valores,
fueron fundadores simientes de honor
bendijeron con sangre y destierro a rencores
sellaron el pacto de la Constitución.

Jardín de la tierra nimbada promesa,
A los inmigrantes ofreciste un hogar.
A fines del siglo tus hombres preclaros
trazaron proyectos de cumbres hollar.

Voluntad y trabajo fueron sus lemas
Cultura de esfuerzo y educación,
Eran pilares que fundamentaban
La sólida idea que al éxito unió.

País federal, división de poderes
política honrando la Constitución,
justicia sin lazos, finanzas prolijas
íntegros ideales, valores y acción.

Labraron unidos progreso virtuoso
que nunca después en la Patria se vió,
eran hombres probos y juramentados
honrando el deber y la Constitución.

Tu pueblo sabía de yerros habidos
y vidas que brillan tanto hoy como ayer,
inmenso destino del pueblo argentino,
que fueras por siempre hermoso edén.

De muchas naciones migraron millones
buscando esperanza refugio y sostén,
fue tierra virtuosa de honrada promesa
que fue arrebatada un tiempo después.

Los fastos que honraron cien años de historia
Son digna memoria de hombres de bien
La generación del ochenta dejaba
la Patria ordenada y camino a un edén.

13705155_10208711771044603_827829181_n

Cantando en Libertad.

Poema dedicado a la libertad de expresión y de ideas, así como a la Libertad individual, que es un derecho inmanente asociado a la condición humana, por el cual nadie tiene porqué someterse a pequeños dictadores domésticos ni a grandes dictadores históricos.

divider-37709_960_720

CANTANDO EN LIBERTAD

No encierres al ave que canta,
canciones que enseña al viento,
que suben flotando a lo alto,
melodías que escucha en silencio,
e inspiran al ángel poeta,
que escribe con tinta y anhelo.

Los versos y rimas secretas,
un coro los canta sin duelo,
son letras de frases inmensas,
que llegan a toda tierra,
ocultas en brisas discretas,
a quienes el bien los congrega.

Corazones que al débil respetan,
dispersando los dones que sueñan,
conjuran el mal que acecha,
sembrando las flores más bellas,
que honran con aroma y colores,
y engalanan la obra excelsa,

Sí encierras al ave cantora,
impides que entone certezas,
poetas no escuchan sus hadas,
y lloran con muda tristeza,
no habrá melodías en vuelo,
escritas con arte y destreza,

Ni alas que baten inquietas,
ni voz en los coros que rezan.
palabras que no se pronuncian,
no vuelan al viento las letras,
verdades que no deletrean,
mentiras campeando siniestras.

Si amas el canto y la sueltas,
dejando tu puerta entreabierta,
a melodías que nadie recuerda
y tu alma es eterna dispuesta,
aromas distantes y ajenos,
al jardín en las tardes de siesta,
volverán con tu ave liberta.

La verás asomarse a tu puerta,
Y entonar esas notas sinceras,
Que el ave que canta no olvida,
Y tu alma por siempre recuerda.

30 de noviembre de 2015

Un clarín de libertad llama hoy a filas.

¡El sol de mayo ya amanece! … renacido,
con el brillo que en la noche ha renovado,
en un nuevo despertar hoy redimido,
por la vida que sus héroes le entregaron.

No habrá paz en ningún alma dolorida,
ni remanso en cualquier pecho acongojado,
mientras no haya libertad y en cada herida
un pendón para aquellos que lucharon.

Muy en alto se mantienen las miradas,
custodiando la esperanza amanecida,
de una patria donde brillen muchos soles
¡y que su tierra “en libertad” sea bendecida!

Homenaje al Tte. de Fragata Gustavo M. Marquez.

 

 

Ilustración : Poema encontrado entre las pertenecias personales del Tte. Marquez.

ODA ÉPICA A UN HÉROE .Al Tte. de Fragata Gustavo Marcelo Márquez, alias “el Loro”.  Ideas y contenidos: CL Carlos Castro Madero.  Redacción: CL VGM Enrique G. Martínez (h).

 Al alba partiré hacia la gloria engalanado

con emblemas argentinos y seré leyenda

indeleble en la memoria entre aquellos

que ya hallaron su destino.

 

Buscaré el reposo milenario

en el profundo e insondable azul marino

ya no habrá quien mis alas de guerrero

aparte nunca de su vuelo peregrino.

Si encontrara en el camino un oponente

que rozara el honor de este argentino

en feroz duelo arriesgaría hasta la muerte

pero nadie torcería mi camino.

 

Si herido en mis alas caigo al suelo,

entregaría allí mi alma al Dios Divino

solo pido que otros bravos me recuerden

y que guarden la memoria de este amigo.

 

Mi estela guiará en otros cielos

el vuelo de más pájaros perdidos

 por seguros derroteros a la gloria

en la senda que mi sangre habrá teñido.

 

Seré halcón volando altivo en la montaña

y seré estrella entre millones escondido

seré testigo de valientes y de hazañas

que nunca nadie sabrá dónde han caído.

Madre buena y amorosa estoy contigo,

abrazándote al calor de mis amigos

soy feliz de ser semilla de la Patria q

ue la paz con su fruto ha construido.

Hoy al alba partí hacia la gloria

y al crepúsculo una estrella había nacido,

el firmamento guardará en su fiel memoria

tantos nombres de valientes que se han ido.

11221713_10205719007347381_1800714703349481130_n