“Épica amistad marinera” CAPITULO 4 por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Esta poesía se la dedico a mis oficiales a 20 años de haber hecho un viaje de instrucción juntos en la fragata libertad.

Capítulo 4

“GAP”

viento
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Hay un solo Señor en lo alto del cielo

en su trono imparte consuelo y justicia,

no puede haber dos a riesgo de impericia

o que leyes eternas no tengan consenso..

 

Lo propio ocurre  en un barco velero,

 en el puente estribor el  trono del reino,

otro en cada alerón a la luz de luceros

poderoso este dios que al otro da consejos.

 

Dicen hoy las memorias de quienes lo vivieron

descreían perplejos condestable y gavieros

 lo graznaban gaviotas en un trino agorero

¡había dos comandantes en el barco velero!

 

Decían que “el viejo”  “del anciano era hijo”

Desde niño pequeño en sus brazos criado

a ser buen marino le había enseñado

pero no el secreto de ser dicharachero

 

Razón suficiente para comandar el velero

y entrar en la historia sin sonrisas, muy serio,

pero el otro más viejo y más sabio (sospecho)

ascendió  a la gloria en un grupo risueño.

 

gap
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Era el GAP una élite de actores bohemios

liderados por Charly comediante muy bueno

gran poeta dotado de histrionismo y respeto

que sabia bromear y ser circunspecto.

 

Singular fue una noche que no he de olvidar

el comandante más viejo se hacía a esperar

Cuando su hijo impaciente ve su silla vacía

el viejo ladino entró con el GAP

 

Así fue como el Grupo llamado “al Pedo”

con trabajo y denuedo hubo de progresar

y al final liderar con prestigio más alto

que un sobrejuanete aferrado al capear

 

Podría seguir con letras gloriosas

en lírica rueca memorias hilando

calabrote de historias seguir engrosando

con jugosos anales que voy inventando

 

Podría contarles tantísimos cuentos,

que escuchen confines del vasto universo

que fueron la épica historia de un viaje

hasta ahora es verdad tal como recuerdo

 

Sólo resta decir que fue mi privilegio

servir con ustedes donde mas yo aprecio

un barco que heredo al fin del milenio

nos honra su historia de puro abolengo

 

Y me honran ustedes con su señorío

su empeño y su ejemplo de credo antiguo

que dice que sólo será buen marino

quien fue caballero leal y legitimo.

 

señora esplendor de los mares
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

El último verso a mi dueña dedico

a nuestra señora esplendor de los mares

nos llevó de la mano en calmas y huracanes

me cubra su manto hasta que el cielo me llame.

viaje
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

 

logo marino poeta

“Épica amistad marinera” CAPITULO 3 por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Esta poesía se la dedico a mis oficiales a 20 años de haber hecho un viaje de instrucción juntos en la fragata libertad.

Capítulo  3

“Virando la vida por avante”

En antiguos veleros virar por avante

era muestra galante de su habilidad,

otorgaba ventaja sobre todo oponente

que a popa redonda debía  girar.

 

Estábamos solos, el Caribe era nuestro

el viento no hacia más que susurrar,

inquietantes secretos de la vela misterios

que Eduardo sabía, pero nadie más.

 

El día era calmo sin marejadilla

el mar un espejo gigante del sol,

que en él se miraba orgulloso y brillante

misterio inquietante es la fragua de Dios

sol
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

 

Entonces se acerca Eduardo en silencio

tan misterioso como el mismo sol,

se imposta me dice casi al oído,

“no habrá otro dia tan bueno como hoy”

 

Valientes gavieros brincando flechaste

alegres treparon aleves cual aves,

poblando las vergas y el palo bauprés

guarniendo maniobras en un santiamén.

 

Llegado el momento enfrentaron los vientos

enfachando el paño con habilidad,

terminaron el giro cruzando los foques

caía la proa aun con velocidad.

Proa
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Rompió en un aplauso la ronca tribuna

vivando gavieros y gente de mar

henchidos de orgullo después en cubierta

juntos festejaron un hito en la mar

 

El sol se ponía y brillaban luceros

en un alerón sumergido en mis sueños

Adrián que pasaba cruzó su mirada

fugaz con la mía hablaba su ceño.

 

Si Adrián se creía que yo no sabía

que la vela de bronce podía girar

porque todos los días sin la tribuna

también por avante la hacían virar.

 

Juanjo también,  ni que hablar de Charly

Aun a los cargos he de confesar

yo ya sabía que todos los días

Ustedes viraban su propio ritual.

 

A Los mágicos polvos que guardaba en la cala

Desde su botadura nuestra Libertad

Debía  agregarse la fuerza de todos

Y mancomunados para funcionar.

 

“Épica amistad marinera” CAPITULO 2 por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Esta poesía se la dedico a mis oficiales a 20 años de haber hecho un viaje de instrucción juntos en la fragata libertad.

Capítulo  2

“Frases célebres”

 La zarpada es siempre sentires cruzados

porque navegamos en total libertad

dirá la conciencia si nos comportamos

como caballeros y hombres de mar.

Mambo N° 5
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

 

Por eso en las tardes de tórridas siestas

se hacía difícil un buen descansar

en las camaretas preparan las fiestas

solteros al ritmo “Mambo Number Five”

Aun nos recuerdan en Rio de Janeiro

la nave rolaba a un compás singular

los jefes huían de tal desconcierto

mirando de reojo solo por controlar

 

En canarias el Teide a un tris de explotar

por las vibraciones de la Libertad

el bochinche de ruido en Colombia era tal

que me fui a un hotel para un buen pernoctar.

 

Popular fue la frase sobre el terco desorden

que reinaba en horarios y en la administración

el decir extendido “ the bar is open”

hablaba de vicio y de perdición

 

También entre ellos, en clave secreta

(jugarían ruleta o harían apuestas…)

yo sólo entendía palabras discretas

como “aquí me quedo” o “posmo me apesta”

 

A la vista de todos sobre el mostrador

en el bar consumían bebidas muy fuertes

-coca cola, naranja y leche fría, señor!

no sé porqué lo llamaban “enfurecedor”.

Una tarde a 8 nudos con viento de proa

la vela de bronce a 100 vueltas o más

Un grampín encarnado a pocas esloras

un tirón, borbollón, de un gran pez la señal.

pez
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Era un tubo azul parecido a un torpedo

luchaba con furia  admirable el guerrero

 pues ya se veía frito o hervido

 trozado o entero en enorme caldero.

Al final se entregó exhausto, abatido  

 A la dama de mar su espada ha rendido.

 

 Ordené parar máquinas, pero no dar atrás

para que no pareciera emergencia real,

Adrián aparece con gesto iracundo

Ay, paren el mundo, me quiero bajar.

 

Adrián: caballero de finos modales

Me dio sus razones pero sin hesitar

“las máquinas muy desgastadas sabemos

 Señor! con fineza debemos tratar …

 

evitando ordenar, sin razón por sorpresa

 contramarcha o de golpe la marcha parar.

no estamos de picnic en tarde de pesca,

somos gente adulta con responsabilidad”

megafono
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Así cavilaba camino al puente

a retomar la derrota con mucho que andar

Creí escuchar un corrillo en las máquinas

“no te dieron el buque para ir a pescar”

 

No sé si estos versos podrán ser eternos

y brillar cual luceros cuando se apague el sol,  

pero sí testimonien por generaciones

lo que vivió hace lustros mi Plana Mayor.

 

De las poesías en el firmamento

será esta épica un suave brillar

porque no es relato de tercos disensos

sino que es un canto a la noble amistad.

 

Audaz personaje el  “profe Carlitos”

de una antología sin duda el central,

la cara más dura que un meteorito,

lo salvó su paraguas de impunidad.

paraguas

“Épica amistad marinera” CAPITULO 1 por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Esta poesía se la dedico a mis oficiales a 20 años de haber hecho un viaje de instrucción juntos en la fragata libertad.

fragata
Ilustración Enrique Germán Mart

 

Capitulo 1

“Pase a la Libertad”

Hoy quiero escribir un poema eterno,

que brille después que se apague el sol,

que llegue a confines del frío universo

un himno glorioso a amistad y honor.

 

fragata
Ilustración Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Que entone la historia los cantos de egregios

que hoy son memoria feliz evocar.

a quienes la ARMADA otorgó el privilegio

pase a la LIBERTAD veinte años atrás.

 

Teléfono al rojo, angustia completa

– ¿Quien conoce a Losada? Es de armas llevar?

– ¿Y Enrique Martínez es de este planeta?

¿O de alguna galaxia aún sin relevar?

 

Ya todos abordo el cargo pesaba

una tonelada y unos kilos más,

con fecha y hora para la zarpada:

¡mejor que la cumplan o a Rouen no irán!

 

Reunión de oficiales con el comandante

su Orden del Mando entrará en vigor

directiva suprema a todos tocante

puede ser tu condena a prisión mayor.

 

El día termina como un cuento de hadas

promesas soñadas; difícil de creer,

todas las miradas allí concentradas

en frases que nadie escuchó hasta esa vez

 

Unos  a otros se consultaban

contrastando Aquello que creyeron oír

parecía un acuerdo de contra-partes

y sus compromisos a honrar sin doblez.

 

 Cumplir toda fecha: de arribo y zarpada;

el buque sin mácula un cisne ha de ser;

las operaciones tal como ordenadas;

los guardiamarinas sean hombres de bien

 

En contrapartida será mi objetivo

que sean felices en velero edén

tripulantes y esposas lo han merecido

recuerden sonriendo el viaje 33.

 

Por viejo sabía y no alucinaba

qué cosas a un viaje le hacen mal o bien

 y esta vez yo quería ver reivindicada

 la historia de un viaje que no contaré

 

Hoy a veinte años el día ha llegado,

 levante la mano quien lo pasó bien,

y me diga sin trabas quien no ha disfrutado 

por injusto castigo, destrato o desdén.

Homenaje el Comandante del Aviso ARA “Sobral”: Cap. de Corbeta Sergio Gómez Roca.

...Una muerte gloriosa, dignifica y enaltece una vida mediocre.”

Al Capitán de Corbeta (Capitán de Fragata, post mortem) Sergio Gómez Roca (1942-1982), muerto en combate.

Señor capitán Gómez Roca,
Tuve el privilegio de compartir con usted dos años en diferentes destinos y FUERON TANTAS las veces que me ayudó, que no puedo menos que recordarlo con enorme agradecimiento y afecto. Que Dios lo tenga muy cerca de Él en un lugar muy especial para héroes.

Quisiera agregar algo. Me pregunto a que se refería con lo de “mediocre”.
Recordando como lo queriamos, cuando fue Jefe de Máquinas del Zícari y como nos refugiàbamos en Ud cuando era segundo comandante del Domecq Garcia, nunca se me ocurriria pensar que un jefe bueno, sabio y justo merecía esa calificación.
Por último quiero contar un hecho personal que me ocurrió con usted y que nadie conoce. No podrá impedirlo.
El 9 de julio de 1973 (feriado) después de la ceremonia y del tradicional chocolate, usted se disponía a irse con toda su familia que lo esperaba el muelle. ¿Yo? Guardiamarina, ya tenia colgando del hombro el cordón de guardia sin resentimientos. Era el más moderno.
Pero me acababa de llegar un telegrama que tenia en la mano cuando Ud casi se iba. Entonces lo abrí y espontaneamente se me escapó un sollozo porque me avisaban que había fallecido un familiar a quien yo quería muchísimo.
Después que supo lo que habia pasado, usted me sacó el cordon de guardia, se lo colgó en su hombro y me dijo: – Váyase a Buenos Aires a acompañar a su familia, si hay que explicar algo, yo hablo con el comandante.

Era un fin de semana largo y usted asumió mis dos dìas de guardia, viernes y domingo.
Creo que recien hoy termino de agradecérselo debidamente, y cuando lea esto mi madre tambien se lo agradecerá porque el que habia fallecido era su único hermano.
Señor, con enorme respeto lo recordaré siempre como un héroe y con la honra de haber sido subordinado suyo.

 

Fotografías e ilustraciones: 1: Retrato del Cap. de Fragata (Post Mortem) Sergio Raúl  Gómez Roca, Héroe de la Nación Argentina (junto a los otros caídos), y primer oficial argetino  fallecido en su puesto de mando en accíon de guerra frente al enemigo. 2: Ciudadano argentino llorando en los restos del puente del ARA Sobral, Alyx Faderland 2007. 3: Pintura de Poblet del viaje de regreso del aviso atacado.

 

CONMEMORACION HUNDIMIENTO DEL CRUCERO GENERAL BELGRANO

Washington, 2 de mayo de 2003.

La gesta de Malvinas, más allá de la crónica política o militar de los hechos, que quedará sujeta al juicio de la historia, es una fuente de innumerables relatos heroicos que describen la verdadera dimensión humana del conflicto.

Muchos de ellos constituyen una historia que aún vive en sus protagonistas y que el tiempo no nos ha hecho olvidar. pero en cambio sí nos ha ayudado a analizar y comprender los sucesos, para capitalizar la experiencia profesional, enmendar los errores cometidos y templar nuestro espíritu. Otros relatos terminan en un prolongado silencio, ya que la ausencia de sus protagonistas, que quedaron para siempre  en ese rincón de nuestro territorio, da testimonio de que cumplieron cabalmente su palabra empeñada: “defender la patria hasta perder la vida”.

Año tras año, el 2 de mayo nos invita evocar el nombre de esos camaradas y amigos con quienes compartimos parte de nuestra vida profesional y esta fecha reaviva un permanente sentimiento de tristeza e impotencia, pero al mismo tiempo nos infunde confianza en un futuro que se cimienta sobre la base sólida del deber por ellos cumplido con valor y subordinación. Ese recuerdo también nos llena de orgullo y sus nombres, inscriptos para siempre en nuestra memoria, nos enseñan un camino trazado con ejemplar dignidad.

Desde la madrugada del 2 de abril en que el Capitán de Fragata Pedro Giachino selló con su vida el éxito de la Operación Rosario, hasta los conscriptos Leyes, Monzón y Robledo  últimos soldados caídos del Batallón de Infantería de Marina n° 5 que no quisieron rendir su posición ante el avance enemigo al pie del Monte Sapper Hill, 391 hombres de la armada entregaron sus vidas por un ideal alimentado durante 150 años por muchas generaciones de argentinos. Unos fueron alcanzados por la metralla a bordo de sus aeronaves, otros cayeron sobre la turba húmeda de las islas, otros fueron blanco del fuego del oponente a bordo de sus unidades navales y buques mercantes. 

Muchos de ellos rindieron su vida a bordo del Crucero General Belgrano que precisamente hoy, hace 21 años, a las 16:55 horas se recostó sobre su banda de babor y trazó su última estela dejando para la historia el testimonio de 323 de sus tripulantes. Ese testimonio es el que nos convoca a tomar ejemplo de su entrega al servicio y a desempeñar nuestra labor diaria con  la misma vocación que acredita nuestra armada desde la primer campaña del Almirante Brown en 1814.

Los tiempos en que vivimos, sumergidos en la cultura de lo efímero, no dejan habitualmente espacios para la reflexión o el recogimiento y menos aún, las hacen parecer actividades inútiles que no reditúan beneficios ni dividendos. Por eso estamos aquí, para retomar el orgullo de nuestra nacionalidad  sobre la base de valores, principios e ideales que nos llegan como herencia desde nuestro pasado reciente.

Al respecto, se podría afirmar que la verdadera historia de la humanidad es una descripción de sus pasiones, sentimientos y convicciones, es decir de los compromisos morales de los hombres que hicieron posibles los actos heroicos como el que hoy recordamos. Por eso es que exaltamos las acciones de nuestros camaradas a través de esta recordación y pretendemos perpetuar para la historia y para nuestros descendientes, más allá de nuestra efímera existencia, el recuerdo de sus nombres y de su ejemplo.

Quiera dios que el testimonio de su valor sea recogido por muchas generaciones de argentinos y que ellos sepan encontrar en su labor diaria, contribuyente al desarrollo en paz y armonía de nuestra sociedad, un sentido trascendente al destino que tuvieron nuestros camaradas del Crucero General Belgrano. Asumamos nosotros el compromiso de continuar transitando el camino que ellos iluminaron siendo generosos, perseverantes y solidarios en nuestro trabajo y conservemos su memoria de en nuestros corazones al cobijo del eterno reconocimiento.

Enrique Germán Martinez, como Agregado Naval Adjunto en USA.

Fotografía: Teniente de Fragata Martín Sgut.

 

 

Palabras sonoras e inmensas.

En un rincón que me acoge
al resguardo de las tinieblas,
que me da cobijo en las noches,
esas de frías nieblas,
que espesan en madrugada
y al sereno se congelan,
en un estío entre lluvias
que lavan con su pureza.
 
Allí quiero escribir este canto
con palabras sonoras e inmensas,
esperanzadas y arcanas,
palabras graves y ciertas,
que enjuguen todos los llantos,
que cierren heridas abiertas
que eleven los espíritus
Hacia aires nuevos y puros
que vuelen en brisas y vientos
tal como hacen los petreles
sobre mares irredentos,
con su libertad inmanente
sin fronteras ni tiempos.
 
Palabras concebidas de noche,
que en madrugadas florezcan,
que vivan frescas y eternas
Y mis luchas no prevalezcan
al calor de viejas guerras.
Palabras que lanzarán a vuelo
poetas que hoy balbucean.
 
Mis senderos se están angostando
y crecen allí malezas
que alejan mis destinos
inalcanzables como quimeras.
Horizontes que son hoy conquistas
hasta ayer fueron solo espera.
Y allí donde me detenga
cargando mis mejores letras
las dejaré caer como semillas
y se hundirán profundo en la tierra
para ser fértiles otras noches
floreciendo en mañanas bellas
a quien quiera atesorarlas
porque también las ama y las sueña.
 
Y porque está despierto y alerta
sin soledad ni tristeza
en un rincón en penumbras
de que harán escarcha al sereno
en noches de mil estrellas.
Serán palabras inmensas
de poemas que vivirán eternos
y aun con praderas de escarcha
que será hielo en los inviernos
habrá esperanzas en un sol
que reinará en todo el universo.

Inédita. Juego de poetización.

Del latin “ineditus”: De un autor, escrito y no publicado. (Real Academia Española)

 PROSA DE MARIA ELENA MOYANO . Una vida es poco, o al menos a mi me sabe así. No obstante aquí estoy, con el aire de mis suspiros hecho vuelos para llegarte y tal vez, si me permites… asirte en alguno de mis sueños, arrancarte de esta vida por un instante y en los columpios del tiempo, hamacarnos, danzarnos el alma, vestirnos de eternos. Claudia C. Farfán.

 

il_570xN.578856808_4xzm

INEDITA.

 

Una vida es poco.
eso pienso.
Vuela el tiempo
efímero y fugaz
siempre disperso,
alterado como un loco,
en el aire contenido
de suspiros y suspensos,
que hoy evoco.
Y persigo en mis sueños,
fantasiosos,
alcanzarte
y si me dejas,
ser tan tuyo
y ser tu dueño.
Arrancarme de la vida
y del tiempo,
aunque sea un momento,
columpiarnos en inmenso
universo.
en comunión de nuestras almas,
y danzando un movimiento.
Que así sea!
y sea eterno!
13705155_10208711771044603_827829181_n
Destacado

TRILOGIA FELINA

,

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EN MIAU MENOR.

Amo los gatos en particular y quiero y respeto a todos nuestros pequeños hermanos en la vida que proviene del mismo misterio que la nuestra.

Por los gatos siento una debilidad especial por su señorío, su elegancia y su orgullo.

Se comportan noblemente siempre y de cualquier lugar de donde provengan tienen modales de palacio. Son discretos en toda ocasión y estoy seguro que saben muchas más cosas de las que maúllan.

Tienen una anatomía y habilidades motrices privilegiadas y son tan cariñosos que nos avegüenzan frente a las personas a las que deberiamos ďemostrar mayor afecto.

A continuación les comparto tres poesías dedicadas a tres destacados felinos que pertenecieron ( o pertenecen) a personas de mi amistad.

Por algún motivo en particular el animalito ha merecido verse descripto en una poesía.

Con enorme respeto y cariño les comparto las letras que he dedicado a tres queridos felinos: Lizzie Crabb, Nala Fendrik y Luli Zamudio.

13705155_10208711771044603_827829181_ndivider-37709_960_720

 

Destacado

Mi amiga Luli.

A María Luisa y su gata Luli.

 mujeres-del-gato-49847815
D CAPITAL ROJO
os lagos azules de aguas profundas
los ojos muy fijos sin un pestañear,
mirar elegante, cariñoso o distante,
según a quien Luli se lo va a dedicar.
 
No es gata de cuño o prosapia ancestral,
pero está orgullosa de su vida real
serpenteante, ondulante y gracioso su andar,
once años de amigas la quiero de verdad.
 
Para mi ella no tiene más que gestos de amor
mi llegada es fiesta en todo su alrededor
se acuesta en el piso y frota su lomo,
aprendió este baile en la televisión.
 
Ella habla conmigo con perfecta dicción:
yo se que significa cada miau o acción,
restregarse en mis piernas y maullidos de honor,
enroscarse en mi falda a dormir sin temor.
 
O treparse a mi cama hasta su madrugón,
Luli no es una gata, es mi amiga leal.
Y la he honrar cuando ya no esté más
recordando su nombre y rogando por ella
cada vez que un maullido acierte a escuchar.
 
Luli, gata amorosa que en algún lado estarás
como hermana pequeña de mi alma inmortal,
estoy segura que nada hoy te habrá de faltar.
Solo quiero que sepas por el amor que has dejado,
Que un día lejano te iré a buscar.
ca02c6185e0c7403382012630322987b
Ilustraciones: Leonid Afremov.