“Mi amigo y su barco” por Enrique Germán Martínez marino poeta

A Jorge Ch. y su velero Mischief

Mi amigo y su barco son maderas contiguas,
sin palabras ambiguas, lo son de verdad.
No hay que estancar entre piezas perfectas
que sellan sin fugas el agua a ingresar.

Él lo hizo nacer en lejana comarca,
velera y antigua de amantes del mar,
al verse supieron que nadie podría,
entre ellos, cual cuña insertarse jamás,
porque hay entre ambos, promesas secretas,
son un solo madero robusto y tenaz.

Mi amigo y su barco son viento y velamen,
feroz, desafiante, galante y audaz,
ellos son la armonía en balance perfecto,
sus velas, el cuello de un cisne al pasar,
y su proa airosa divide las aguas
trazando estelas para no olvidar.

Mi amigo y su barco son inseparables
son partes arcanas de una gran verdad,
en mares australes y en sus roquedales
lo saben petreles en su soledad.
Mi amigo y su barco ya lo han decidido
no piensan ya nunca…. jamás regresar.

“Mar adentro” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Quién nunca se interna Mar adentro

nada sabe del profundo azul del cielo

ni de traidores y acechantes  escarceos

al vaivén de las mareas en su seno

Nada sabe de las noches encalmadas

en que mar refleja el cielo en un espejo

el gigantesco destellar del firmamento

bajo el cual el navío vaga ileso

Navega haciendo un tajo que no duele

en la húmeda piel del Mar Abierto

que sangra en silencio eternamente

hacia dónde va el navío con sus sueños

Quién nunca largó amarras donde fuera

dejando su bajel sin ligamentos

no conoce lo que es el libre albedrío

de navegar al rumbo que Dios quiera

Quién nunca se soltó de Tierra Firme

por más rico y poderoso se creyera

vivirá una existencia prisionera

entre orillas que serán su eterno limite

Bendito el que conoce la alegría

de unir los extremos de los mares

ese hombre sabe que sus libertades

son la gracia de Dios a nuestra vida

“Tu vida es tu honra” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Atributos navales la historia los honra
emblemas sin sombra contigo estarán
escudo en la gorra, el correaje y la espada
que orlaron la Patria con azul del mar.

En largas campaña brincando las olas
flameando en confines la argentinidad
o en rudos combates jurando a pique
llevarse la vida y la dignidad.

Tendrás meritorios ascensos y logros,
al tiempo entre pares te distinguirán,
con todo tu esfuerzo al final del camino
las hojas de roble reverdecerán.

Bordadas en oro formando una orla
aguardan ya prontas quien las ceñirá
recuerda que el oro y tampoco la gloria
son tuyos ni un hilo de augusto brillar.

Son justa memoria de tantos marinos
que heroicos cumplieron consignas de Brown
que allá en sus victorias a Espora y Rosales
les dio el privilegio en su mismo sitial.

No olvides promesas de Guardia Marina
que a un paño juraste en Patrio Altar
tu vida y tu honra es cristal sin tañido
que roto o perdido no has de recomprar

Obra de teatro: “Veo una balsa” por Enrique Germán Martínez marino poeta

“VEO UNA BALSA”
OBRA DE TEATRO: Texto original de Calte ® VGM Enrique German Martinez.
Adaptación teatral: Alejandra Sotelo Faderland.

Personajes.
Comandante del buque.
Tte. Martinez, jefe de Operaciones.
Tte. Luchetti, operador del sonar.
Un marinero.

Puente de mando del Ara Piedrabuena, 2 de mayo de 1982, 1730 hs. El Tte. Luchetti esta sentado en la consola del sonar con sus auriculares colocados, concentrado, abstraído. El Tte. Martinez en la mesa de cálculos, lapicera en mano efectúa cálculos con una escuadra y calculadora, metódico, triste.en silencio, solo quebrado por el ruido nervioso de una lapicera entre los dedos y la estructura del barco del operador del sonar.. El Marinero se acerca con dos jarros de café.
Marinero: (con acento de provincia del Noroeste): ¿A qué hora fue la última vez que se lo vio en el radar?
Tte. Luchetti (nervioso): Eco radar. Así se dice.
Marinero (dejándole un café y yendo hacia Martinez): Eso mismito.
Tte. Martínez: (con voz pausada, clama, sin interrumpir sus cálculos): A las 1600 el buque se detuvo y a las 1701 desapareció del radar.
—————————————————————————————————————————-
(La lapicera del radio operador se quiebra con un chasquido que suena más fuerte en el silencio que reina. Entra el Comandante también de ánimo sombrío, , el marinero que termina de dejarle el café a Martinez se pone en posición de firmes pero este deniega toda formalidad con un gesto de la mano derecha)
Comandante: Señores, han confirmado que el Crucero Gral. Belgrano ha sido hundido. (La taza del radio operador se estrella en el piso). A partir de ese momento hemos sido designados Comandantes en la Escena de Acción. Martínez, trace un curso al punto dato. Luchetti, olvídese del café y haga lo imposible ¡a ver si sonar de la segunda guerra puede mostrar si merodea ese… maldito submarino del triple de tamaño! Buena suerte, Sres. Vamos por los sobrevivientes… si los hay.
(El marinero toma la servilleta de la bandeja y limpia el café, recoge restos. La luz va cayendo rápidamente y se hace noche, solo se escucha el viento aullante cada vez mas fuerte. Martinez continua con sus cálculos, separando hojas, a veces frenético, a veces mas lento. El buque cabecea y rola violentamente. Se escucha una voz por el altavoz)
Altavoz: Aviso. A partir de este momento terminamos las maniobras evasivas. Nos dirigimos al punto dato a velocidad de crucero.
Marinero: (con un termo con mate y galletas): ¿Ahora? Si no se ve nadita.(pausa, traga saliva) ¿Creen que estén vivos?
Luchetti: Depende. (El marinero lo mira sin entender. Luchetti quiebra una tostada) depende de la velocidad del hundimiento (la voz se le estrangula cada vez mas), los daños, los…
Martínez: La evacuación de heridos, y si pudieron abandonar en forma ordenada…
Marinero: ¿Ordenada? Si todos van a obedecer ordenes…
Martinez: Ordenada según la velocidad del hundimiento, por los daños, (se le estrangula la voz, fija la vista en los papeles) o tuvieron que arrojarse al agua desordenadamente,(con un hilo de voz) o si pudieron bajar todas las balsas.
Luchetti (con voz que apenas retiene lagrimas) : son 1000 personas para evacuar!! (el marinero se lleva las manos a los ojos, como Luchetti que disimula las lagrimas refregandoselos. Luego se acerca en silencio con un mate a Martinez)
Martinez (como hablando para si mismo): Depende de cuantas personas haya en cada balsa… eso le da a cada una distinto calado… y si fueran…. El área de dispersión seria mayor.
Marinero: y este temporal.
Martinez (absorto en sus cálculos) : el viento tampoco es constante, cambia las corrientes de superficie y hay un gran área de dispersión. (Luchetti golpea algo)
Marinero: Así, el radar no se va a arreglar….
(otro golpe y luego un estrépito, el marinero cae a tierra, los dos se agarran de donde pueden)
Marinero: ¿y eso que fue?
Luchetti (sorprendido): monstruos marinos no son. Una maldita ola… gigante, si nos sumergimos hasta aquí. (se oyen ruidos de metales sueltos) miran por los vidrios, el marinero se levanta) ¿Es la torre de 5 mm. Eso suelto?
Martinez: monstruo marino no va a ser.(por interfono) Daño de averías, informe.
Voz de daños: Impacto de una ola en el mamparo del puente de mando. Perdimos la torre de artillería de 5 mm. Señor.
Luchetti (quitándose los auriculares, los deja al lado y se toma la cabeza) . Y esto están soportando ellos allá afuera.
(Martinez se toma la cabeza con las manos sobre los mapas. Luchetti se coloca los auriculares. El ruido de metales sigue. Martinez se levanta, da unos pasos, se sienta y vuelve a sus cálculos, el marinero se sienta, se adormila. Entra el comandante sin ceremonia alguna)
Comandante: Posición por favor.
Martinez: estamos en el punto dato señor.
Comandante: (hablando por altavoz) Sonar, emita en modo búsqueda en forma permanente. Hagan sonar las sirenas. Velocidad mínima. Encender reflectores y las luces. (deja el altavoz) y hasta una vela si es necesario, que Dios nos salve de esta y nos de vista de águila.
(cada cual en su puesto, el comandante y el marinero de vigía pegado a los vidrios del puente, Martinez con sus cálculos, murmurando a veces, la noche se va desvaneciendo, cambia a una luz neblinosa, casi intangible, un dia gris, opresivo)
Luchetti: Maldita niebla, no puede verse nada.
Martinez: Si no los encontramos, es responsabilidad mía, si me equivoqué.(angustiado)
(se escucha un sonido, Martinez pone el altavoz y comunica con el ARA Bouchard, es un avión de reconocimiento, se escucha el motor y la voz metálica del piloto)
Piloto: Aquí Neptune P 111. Veo (todos se mantienen tensos) una mancha de combustible en 1 6 0 coincidente con la dispersión del viento. Velocidad del viento 15 nudos. Se ven restos del crucero.(la expresión cambia entre tensión y desanimo) Repito. mancha de combustible en coordenadas 1 6 0 coincidente con la dispersión del viento.
Comandante: Martinez (que no ha esperado a que lo nombren ya efectuando cálculos) reconfirme el área de búsqueda. Después de un corto intervalo)
Martinez (algo mas animado): Es la calculada, Coincide, señor.
Comandante (por altavoz): ARA Bouchard, adopte esquema de búsqueda. Rumbo 1 6 0 . Punto de Intersección de las balsas. A toda maquina. (deja el altavoz) A toda maquina que esta cosa dañada por la ola soporte….
Luchetti: Y el Bouchard dañado por la explosión…
Comandante (nervioso): tomen nota de la hora.
Marinero. 0910 señor.
(el tiempo parece detenerse, todos quietos en la misma posición)
Comandante: Hora, por favor.
Marinero. 1315 señor. (se escucha el sonido desde el avión. Martinez conecta el audio en altavoz a ambas naves)
Voz del piloto: Aquí Neptune P112. Cielo abierto… veo, veo.. una balsa.(todos quedan expectantes) No (entre decepcionados y atónitos) Veo varias balsas. (eufórico, grita) VEO MUCHAS BALSAS. ¡ESTÁN VIVOS¡ ¡ESTÁN DISPARANDO BENGALAS! (SE ESCUCHA LOS GRITOS DE ALEGRÍA DE LOS 10 TRIPULANTES DEL AVIÓN FESTEJANDO) ¡ESTÁN VIVOS, CARAJO!!!
(Se apagan las luces de la escena. Voz en off) El 7 de mayo a las 2235 hs. Se dio por finalizado el operativo mas grande de rescate de náufragos en tiempos de guerra o paz en las condiciones mas adversas en el mar, 770 personas fueron rescatadas con vida.

WhatsApp Image 2019-12-04 at 16.24.00

“Señor de los mares” por Enrique Germán Martínez Marino poeta 

“Señor de los mares”

Enrique Germán Martínez Marino poeta 

señor de los mares

Almirante es “Señor de los mares”
es ejemplo, razón y verdades
señorío y nobleza triunfales,
fiero líder en las tempestades.

Almirante fue Brown sin ambages
sus acciones proezas geniales
fue la épica en recios combates
que en el bronce eterno renace.

Sus más respetados iguales
son los bravos Espora y Rosales,
gloria a ellos en patrios cantares
arquetipos por siempre ejemplares.

Inspiró una Armada honorable
sus virtudes son sus heredades,
sus doblones: principios pilares,
sus valores son espirituales.

Almirante es quien busca emularle
con hidalgo y perpetuo coraje
y reverbera en su pecho hazañas
paradigma era Brown en combate

WhatsApp Image 2019-12-04 at 16.24.00

“Cuatro gemas en la mar” Por Enrique Germán Martínez marino poeta

Marcha a las cuatro naves veleras de instrucción

“Cuatro gemas en la mar”

Por Enrique Germán Martínez marino poeta Contralmirante VGM

Tripulantes y navíos
entre símbolos de gloria
y de Argentina heredad

Son reliquias centenarias
4 gemas para honrar
en diadema de Armada
que es la formación naval

Bergantín La Argentina
y Corbeta Uruguay
señalaron derroteros
a la Sarmiento y Libertad

Fueron hijos de esta tierra
con la tradición de Brown tripulantes con destreza
enfrentando al bravo mar

Con el alma marinera
hecha jarcia al navegar
palpitaba en sus velas
su honorable heredad.

La República orgullosa
un mensaje de amistad
a horizontes de esperanza incansable supo enviar.

La Sarmiento y La Argentina, Uruguay y Libertad son sus nombres en la historia cuatro gemas para honrar

Tripulantes y navíos
que la historia guardará
entre símbolos de gloria
y de argentina heredad

WhatsApp Image 2019-12-04 at 16.24.00

.

“Soñar en libertad” Por mi padre Enrique Germán Martínez

La única poesía que le conocemos de mi padre

“Soñar en libertad”

Por mi padre Enrique Germán Martínez

soñar en libertad
Ilusración Enrique Germán Martínez marino poeta

Desde que era niño siempre tuve un sueño
que me dio un barquito dado por mamá,
y fue desde entonces que quise ser dueño
de un velero blanco, pero “de verdad”;

No por los paisajes ni cielos lejanos,
tampoco por islas de rara beldad
sólo soñaba desplegar mis velas,
y con mucha brisa navegar, navegar

El tiempo pasó y lo que soñé logré,
como tantos sueños hechos realidad,
la nave era mía y me obedecía,
había logrado vivir en el mar.

Pero lo más lindo de todo este cuento
lo que más me gustaba y me hacía gozar,
que era toda mía, muy mía y más mía,
mi más grande sueño: la “Libertad”

 

“Ruego” por mi hijo Germán Martínez

Una poesía que escribió mi hijo a los 16 años y me la dedicó por mi cumpleaños

“Ruego”

Por mi hijo
Enrique Germán Martínez
(Germán)

gaviotas
Ilustración por Enrique Germán Martínez

Rey mar y tus corderos,
tu fuerza y tu soledad
dame tu sal o un alba nuevo
o un poquito de tu
inmensidad,
pero no la amargura
de las tormentas de enero
o la remota locura
de las calmas de alta mar,
o la triste tortura
de llegar a mi puerto
y no tener
a quien abrazar

Germán 2-3-1994

“Mi mundo de colores” por Enrique Germán Martínez Marino poeta

“Mi mundo de colores”

Enrique Germán Martínez Marino poeta
A mi hermana Raquel qué ve nacer y vive mis poesías

Yo pinto mi mundo de colores,
con mil versos sobre barcos y marinos,
los dibujo en entelados bastidores,
y los dejo que naveguen sin destino.

Son los barcos que mi hermana atesora,
al trasluz de una botella con empeño,
con mi pluma de poeta hago su historia
y hoy navegan por los mares y los sueños.

No imagino dónde irán de travesía,
mas regresan nunca tarde ni de prisa,
en lejanos horizontes aprendieron
las canciones que hoy entonan a las brisas.

Es mi mundo que deriva en fantasías
y nunca amarrará en ningún puerto
amarrarse será libertad perdida
Y Libertad es cuanto llevo en mis adentros.

WhatsApp Image 2019-12-04 at 16.24.00