Destacado

Marcha/Canción al Intrepido Bouchard.

Escrita a pedido del Instituto Nacional Browniano con motivo de los 200 años de su heroico viaje de corso circunnavegando el globo, y dedicada a la Armada Argentina como Marcha/Canción.

5bb

ESTRIBILLO:

Es la estirpe de la gloria
bajo Patrio pabellón,
desde el plata a Polinesia
testimonio del valor.

Al nacer en nuestro suelo
esperanza y libertad,
proveniente de cien guerras
llega Hipólito Bouchard.

Saint-Tropez, Egipto y Malta,
Géneréux, Haití y Leclerc,
son su sello y su marca
en sus memorias del ayer.

La escuadrilla de Azopardo
en combate desigual,
fue derrota inevitable
su vida salvó Bouchard.

Bombardeando Buenos Aires
Michelena en La Merced,
sus bajeles avergonzados
y ahuyentados con desdén.

Granadero en San Lorenzo,
con la gloria y el honor
de arrancar con propias manos
el pendón del invasor.

Honra y gloria a “La Argentina”
y al intrépido Bouchard,
de la tierra a los confines
llevó el paño Nacional.

Navegantes y guerreros
heroísmo han de entregar,
en antípodas y luego
también “corsos” regresar .

Su coraje en la Campaña
y su épico valor,
mereció “La Argentina”
que le otorga en pago Brown.

5bb

Destacado

El Hada.

vectorial rosa

 

Para “La Maga” o “el hada” de Perú, Milagros Mejía.

 

Dejaba luces brillando
allí por donde ella pasaba,
por los senderos que orillan
el roquedal a la mar helada,
que eterna y murmurante
ansiosa la esperaba.
Su cuerpo y alma desnudos
en la rompiente se expiaban,
nadando contra las olas
así lavaba su alma,
la mar salina enjugaba
pecados y cuentas varias.
Mientras del cielo luceros
su purgatorio iluminaban,
en que ella sólo nadaba
para limpiar su alma blanca,
y al emerger su cuerpo,
había sido pulido
en bello y fino nácar.
may be
Caminando entre la espuma
que agitada la rodeaba,
acariciándola con descaro,
su cuerpo que ya brillaba,
haciendo sombras al firmamento,
y al esplendor de noche estrellada.
Abstraída de su entorno
a paso firme avanzaba
de nuevo hacia la vida
bajo miradas que engañan,
pero rejuvenecida,
perdonada y liviana.
Habrá de andar el día
y regresar de madrugada
en letanía infinita
que nunca jamás se acalla.
Senderos de luz tras ella
a cada paso que hollara
y chispas en el aire
igual cuando vuela un hada.
Nadie podía seguirla
porque en sigilo y veloz andaba,
entre árboles añosos
y rocas que ella saltaba.
Parecía ir tan veloz
como hada que volaba
y el mito del roquedal
que al mar furioso enfrentaba,
dice que no era mujer común
sino que habría de ser un hada.
marinopoetaneuvo
8c224div1045b15d
 

 

La Dama del Mar.

 

1.
Vistiendo galones que narran su historia
de antiguos linajes que no existen más;
las nieblas del tiempo borraron su huella
y sólo su estirpe podrá recobrar.
2
La luz de sus ojos se funde en el cielo
igualando el color que algún angel verá,
allá en el sagrado altar de los santos
encima del seno profundo del mar.
3
La brisa sutil perfumada en el viento
que suave acaricia las crestas del mar,
flotando en su entorno se vuelve misterio
al paso ondulante de un rítmico andar.
4
Es la dama que une ignotas orillas,
abrazando afectos que no quiere olvidar…
“Es la dama que sabe ceñir contra el viento”
“y ganar barlovento a las ondas del mar”!
5
El aire recoge un aroma distante
de playas soñadas que no han de cantar,
siquiera juglares que entonan canciones
de épicas coplas que ella habrá de ignorar.
6
La dama que sueña, que ciñe y suspira,
y que mil horizontes la han visto pasar…
conserva en el alma dorados galones…
de estirpe, de honores y sueños de Libertad!

La No “Madre de Dios”. Capítulo 6.

Calma chicha en el Mar De los Sargazos.

La Nao recompuesta
de tristes fatigas,
el bauprés desairando
le bella Florida
apuntó decidida
al norte de Cuba,
ignorando el tributo
que el mar cobraría.

Perdiendo el impulso
de alisios un dia,
al dia siguiente
ya no avanzaría,
“el Mando” su forma
locuaz perdería
al ver un sargazo
que otros traería.

LA Nao al garete
ya lleva diez días,
sargazos custodian
cerrando salidas.
El sol los abrasa
con tórridos días,
así les flaqueaba
la fe que traían.

Aljibes ya secos,
la carne podrida,
galleta y gusanos
ya no asombrarían.
Temido escorbuto
a dos vidas por dia
cobraba sin pena
la gran osadía.

Los paños de impulso
velamen que un dia,
llenaba de orgullo
a quien los henchía
estandarte del Rey
y otros de Señorías,
son trapos colgando
en la” Calma Chicha.”

Galones “del Mando”
que hoy alucinan,
soñando con bosques
de su amada Galicia,
sus robles eternos
de alguna colina
que en sus mozos años
el ya conocía. ..

sargazos

…cedieron madera
sin pausa y con prisa
honrando sus sueños
de marear a las Indias.
Tablones secaron
con fuego y pericia
maestros en quillas.
cuadernas bien lisas…

Varengas y baos
sin nudos ni astillas,
lustroso popao
timón de cabillas,
guardín escondido
accidentes evita
castillo bien alto.

A la mar desafía
alcázar refugio
será de marinos.
bauprés apuntando
a un astro preciso. (5)
debajo una vela
se asoma improviso
y le guarda el rumbo
que el cura bendijo.

“El Mando” flotaba
en sus desvaríos
abrazando sus robles
que hoy son navío,
llorando sus hombres
que han sucumbido.
Un relámpago lúcido…
brilló en su mente
y sintió una brisa
en la jarcia dormida.

mapa ruta indias

En su sueño afiebrado
al cielo bendijo:
“¡Por la Madre de Dios
que a Jesús ha parido,
por los Santos del cielo
y mis hombres caídos!

¡Por el Rey mi señor
por Galicia y mis hijos”
no es la fiebre ni yo!
Es la Nao que ha partido!

De algún cielo el perdón
a la Nao llegaría,
y otra vez el Señor
en sus velas pondría,
brisas francas
que “a un largo”
a sus velas darían
un impulso veloz
que ya no cedería.

Sus velas al viento
que el mundo honraría,
Imperio en que nunca
el sol se ponía.
Son veras historias
no son fantasías,
madera es la Nao
de un bosque en Galicia.
Y sus hombres son hierros
forjados en frio,
o en fraguas ardientes
a muy rojo vivo.

Perim bahia

EPILOGO

Llegaron exhaustos
mitad de ellos vivos,
¡por fuerza, coraje
milagro y pericia!

Y en la isla de Cuba
de rodillas caerían
al ver amarrado
al muelle ese dia
AL “MADRE DE DIOS”
BAJO EL SOL DE LAS INDIAS!

A los 13 días del mes de marzo
Anno Dominus MDLXVI

13  MARZO 1566.

 

La Nao “Madre de Dios”, Capítulo Cinco.

El mar aun descansa
su enojo dormido,
el viento no deja
oír ni un ronquido.
Marinos trabajan
aun aturdidos,
el mando lamenta
un gaviero perdido.

Devotos rezando
en la borda reunidos
mirando el carajo,
del acto fallido.
Del tope del palo
Mayor se ha caído
salvó el mastelero
y su vida ha perdido.

Andaluz de Sevilla
de tinte morisco,
quince años tenia
no muy bien vividos,
Sus duros ganaba
en el puerto de rio,
que adiós les decía
a quienes se han ido.

Sonriendo zarpaban
la mar desafían,
América llama
a las almas sufridas,
Muchos llegaban.
Otros sucumbían.
Pequeño era el Puerto
De Santa María.

Con un astrolabio
en la mar porfiarían,
por medio del sol
Latitud conocían.
Por la altura del astro
todos los mediodías
el mando sabrá
por donde estarían.

“Latitud y longitud”
el binomio reía,
la altura de estrellas
medir no podían.
Con la hora precisa
que Dios requeria,
No había un reloj
Tan preciso esos dias.

Con tantos problemas
Nunca se han perdido,
Sin sol, ni estrellas
También llegarían,
A menos que su fortuna
Les reserve unos días
En el purgatorio
De una “calma chicha”.

MARINO Y POETA.

Marino y poeta

No es toda mi historia,

guardo en mi memoria

más cosas inmensas.

 

Amor y familia,

es lo que más cuenta,

en el saldo sin renta

que está a conformar.

 

El día que cierre

el Remito en mi vida,

que sea “masiva”

el saldo a pagar.

 

“Masiva” conciencia

 en todos mis conocidos,

 que fui sólo un marino

y un poeta o juglar.

 

Yo quise en mi vida

 dejar reflejado

 y en letras guardado,

 mi amor sin igual.

 

A mi esposa e hijos,

familia y amigos,

que serán testigos

de esta gran verdad.

 

Que todos verán

esta rima en mi nombre,

y nadie se asombre

¡soy Enrique Germán!

 

 

 

 

 

 

La nao “Madre de Dios”. Capítulo Cuatro.

DESTMARISA.pngMarisa

Turbonadas furiosas,
rugientes aullidos,
encrespan montañas
al mar poseído;
que en caos de viento
y de aliento salino
descarga el odio
que lo ha enceguecido.

No cede la fé
de avezados marinos
de honrosa estirpe
y proceloso destino.
“Plus Ultra” es el lema
Que el Rey ha instituido,
para darles su gloria,
aA todos sus súbditos.

Desafiando la furia
del viento bravío,
las montañas de agua
con crestas altivas,
gavieros acuden
a la jarcia con bríos
la tempestad arreciaba
a su libre albedrio.

Cantando y rezando
subieron altivos
brincando flechastes
a obenques cosidos.
El mar arbolado
persiste ladino,
Supera la altura
De la cofa vigía.

Entonces la orden
Se vuelve precisa,
imponiéndose al viento
con angustia y prisa.
El mando dispone:
“Salvar esos linos,
Apagad la mayor
y aferradla ya mismo!

Lo mismo haréis
con la vela trinquete,
de muy buena factura
no es para este sainete.
Será nuestro impulso
La gavia del frente
Tomadle unos rizos
Y dejadla que vuele.

De pronto una sombra
seguida de un grito:
un gaviero a la mar,
¡Buen Jesús, se ha caído!
y no hay forma de darle
al cristiano un auxilio,
toda vez que la Nao
no gira un cuartillo.
A menos que coja
Un cabo de vida…

…y se arrastre a la Nao
cerca de la toldilla,
cobraremos del cabo
y volverá a su vida.
Pero es tanta fortuna
La que él necesita
Que mejor ya recemos
A Jesús y María.

Con la Nao bien estanca
y las bombas de achique,
“palo seco” impulsando,
un compás de cubiche,
ampolletas que muelen
sus arenas muy tristes
el viento y la mar
decidieron dormirse.

Nao “MADRE DE DIOS”. Capítulo dos.

DESTMARISA.pngMarisa

La cala profunda
hedienta y umbría,
le guarda al navío
lo que nadie querría
en tanto pañoles,
salados y aljibe
disfrutan buen aire
cubiertas arriba.

Penoso el instante
en que aquel que sabia,
de maderas y troncos
de toda Galicia,
y como se torna
con sierra, escofina,
cepillo y maestría
un bosque en flotilla.

Allegase al mando
en la fresca toldilla
diciendo en alarma
que el agua subía,
en la cala hedienta
señal de una vía;
la bomba de achique
ya no contenía.

Haciéndose gala
de sapiencia y hombría,
el mando escoge
quien cierre la vía,
rogando en secreto
a la Virgen María,
que guarde la nao
y conserve sus vidas.

Un poco de escora
algo ayudaría,
palletes de lona
con cuerdas de tripa.
Algunas clavijas
rodeando la via;
 y más oraciones
a Santa María.

Peligros que nadie
en duda pondría,
encierran los mares
de noche y de dia.
Se cuentan a gruesas
la vidas perdidas
del Reyno en que nunca
el sol se pondría.

“Bendita es mi suerte
si es toda cuantía,
las cuatro falanges
que pierdo este dia”.
  Aullaba el marino
mientras lo cauterizan
después que el pallete
arrancara y la Nao salvaría.

Continuará.12742505_913651035399830_2255817379853385889_n

Seguir leyendo “Nao “MADRE DE DIOS”. Capítulo dos.”

NAO “MADRE DE DIOS” (Capítulo 1)

DESTMARISA.pngMarisa

NAO  “MADRE DE DIOS”
Por Enrique Germán Martínez

Mecido en las olas
del muelle se ha ido,
dejando la orilla
del cauce vacío.
En el Guadalquivir
sin curva o desvío
se llega hasta el mar
inmenso y bravío.

Un rezo al pasar
Sanlúcar dormido,
no es puerto de mar
se baña en el río.
La Virgen del Carmen
allí ha vivido,
muy antes del día
que el cura ha escrito.

Que el Gran Almirante
en tres Naos se ha ido,
e hincó su rodilla
devoto, abstraído;
pensando en la gloria
por ir donde ha ido.
Por ansias partieron
los que le han seguido,

encontrar un tesoro
o un trono perdido.
casar una hija
a un rey de los indios.
Las Naos se alejan
a  paso cansino,
los paños se hinchan
al soplar los alisios.

De aliento ardiente
del sol que los hizo,
en desierto africano
que nadie ha visto;
allí nacen las brisas
y aquellos bravíos
que empujan la jarcia
hacia noble destino.

Cazando sus velas
-Egipcio es el lino –
de fuertes costuras
“Meollar embebido”,
es el hilo une
¡el Reino Castizo!
Los dias se alargan,

se apaga el bullicio.
El oro no brilla
en sucios bolsillos.
Un Ángelus canta
las horas dormido,
bendice aquella
en que Dios ha nacido
a Juan su Bautista,

a mujeres e hijos,
a su cuerpo, su alma,
y mar que es salino.
Bendice este viaje
y honroso destino.
La ampolla que muele
arenas bien finas

En vidrios eternos
encierra dormidas
las horas que entregan
a sed de conquista.

Continuará….NAO DE LA MADRE DE DIOS

Seguir leyendo “NAO “MADRE DE DIOS” (Capítulo 1)”