«Reflexiones a la medianoche» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Reflexiones a la medianoche


Inspiradas por Charlie Verón
Redacción Enrique Germán Martínez Marino poeta

escanear para escuchar recitado por marino poeta

Discurren las horas
quemando el pabilo,
delgado es el hilo
de la continuidad,

el sebo que fluye
y escapa a la flama,
será en filigrana
donde has de guardar,

residuos de historias,
recuerdos, memorias,
de las medianoches
sin sueño a soñar.

Son horas cansadas
que en las madrugadas,
entre dormido y despierto
un duende verás.

Quizás sea un elfo
que tus poesías,
otras noches y días
ya vino a dictar.

Déjalo que recite
si te niegas te insiste,
verdad sin dobleces
te hará escuchar.

Serán de tu vida
horas escogidas,
en fieles colores
paleta real.

Como esta sentencia
que tú has afirmado
y muy de acuerdo
te voy a recordar:

“Sólo cuento las horas,
ni años ni días,
las noches dormidas
enteras y en paz.”

Contar años es vano,
a ti mismo es engaño,
es creer que la vida
no tiene un final.

Si discrepas de hartazgo
dilo claro a destajo
a quien sea ¡al carajo!
mándalo a pastorear

Si se acerca a tu mano
sea cerveza o habano,
te lo fumas y tomas
y si no es sano… da igual!

Seré cauto a futuro
guardaré horas valiosas,
cual tesoro en memorias
donde pueda encontrar.

Compartirlo de viejo,
sino guardas memoria,
es superfluo, no historia,
no exististe en verdad.

Disfrutar con amigos,
saborearlo y rumiarlo,
es conocer sin decirlo
y quererse, además.

Me siento libre y a rumbo
peinando las crestas
adonde y si llego,
no me va a importar.

Es sólo el camino
mi mayor incentivo,
Es mi felicidad
el poder disfrutar.

Con esto mi elfo
ha salido airoso,
fue bien memorioso
y verás por demás.

Ya puedes reírte,
el sarcasmo evita,
la ironía incita
a la estupidez.

Pero esta es mi vida
¡carajo, respeto!
si te ríes prometo
llorarás por igual.

«Mi amigo el Don Juan» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Mi amigo el Don Juan
Enrique Germán Martínez Marino poeta

A mi amigo Osvaldo Chaves y su Don Juan

escanear para escuchar recitado por el autor

Mi amigo el Don Juan de impecable historial
me inflama de orgullo amistad tan leal,
acepto gustoso me digan su igual
excepto por ser contador y naval.

En su arte mi amigo experto y genial
seduce y deslumbra con porte galán,
con popa redonda es osado y audaz
y a oreja de burro, veloz… el que más.

Si es franco de aleta es galante al andar
un suave mecerse en la cuna del mar,
si sopla constante un través muy tenaz
escora confiado, el compás sin guiñar.

Es perfecta una recta que traza en la mar
su proa curiosa va abriendo al cortar,
la piel de los mares que no han de olvidar
su fondo lustroso, 32 pies mi Drakar.

Mi amigo el Don Juan dio mucho que hablar,
en su primer entrevero lo hizo llorar
una Negra muy dura le enseñó a respetar
las piedras del Plata en la Banda Oriental

Excepto al comienzo su historia es triunfal
vivió en Bariloche, quería algo más,
el lago era chico y aburrido pasear
turistas pudientes ignorantes del mar.

En 2000 amarró al YCC Naval
con trabajo tenaz y en torneos luchar,
la mano en la caña un hombre de mar,
un Bravo Zulu mereció enarbolar.

Ciento y pico regatas hoy puede mostrar
Muchas de ellas peleadas parejo a la par
a barcos de estirpe y notoriedad
Que no se entregan sus glorias a barloventear.

Don Juan es la esencia de noble amistad,
es toda mi herencia en la
vida naval,
es el premio, es la cumbre es mi gran ideal,
es cuanto soñaba en mi vida atesorar.

«Afectuosa carta a la P 40» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Afectuosa carta a la P 40

Enrique Germán Martínez marino poeta

Voy a ser breve e intentaré no caer en sensiblerías, pero también quisiera decir cual es el sentimiento que palpita en mi corazón, hoy dividido en dos. Un ventrículo de mi familia y cotidianidad y otro donde perviven los afectos, arrebatados por el tiempo y las distancias transoceánicas como un secuestro cruel e irreversible.
Al decir esto estallan en mi mente el eco de mis propios versos, desgajados de sus poesías marcando mi impotencia frente a esta congoja.
Por ejemplo recuerdo un poema a un amigo en el que le decía que en la antigua Grecia acuñaron el vocablo ”amicus” venerable y sagrado, cuyo significado hoy os lo dedico a vosotros:
“tu vida protejo, tu alma te guardo,
no hay cerca ni lejos yo estoy para ti”
Ese es el significado y razón de esta a amistad a la que nada pudo quebrar.
Y en mi imaginación alucino mis versos imposibles como por ejemplo regresar a los mares y confrontándolos llegar a Madrid laureado y triunfante. Dice mi poesía:
“Quisiera otra vez enfrentar a los mares
Embicando la ola rompiente y letal
Sentir que humedece mi cuerpo la bruma
Tener mis pestañas orladas de sal”
Y en otro pasaje decía:

“Abrir con mi proa un tajo en las aguas
Soñarme en Europa cual César triunfal
Llegar a Madrid como Ulises a Italia
orlado en laureles semidiós inmortal
Abrazaros y en fragua ardiente y sublime
Quedar para siempre en un bronce inmortal”
Estos sueños de un poeta en lejanía no estarían completos sin el soneto “Amigos” que reza
“Amigo palabra inmensa
que en un sentimiento
es Noble como un juramento
y obliga el perdón a la ofensa.
Amigo es la recompensa
se ha dado fuerza del viento
y siempre estado atento
sin pedir para ti una dispensa
amigo en sus líderes condensa devoción
con un perro y centro de amistad
de tal como se mente
No es palabra de un solo momento
amistad es perdido la extensa
y virtud que vencido los tiempos

Y en otro pasaje decía:
“Con lo dicho hasta aquí algunos de vosotros podría comentar en voz muy queda a su compañero de mesa: ¡cómo ha cambiado Germán en estos años!
Si yo lo escuchara, para que no os alarméis me auto definiría de esta manera, ya que ahora soy un poeta declarado, no un poeta “in pectore” o en el sentimiento.”


POETA

No sé si soy poeta cuando hablo
O quizás lo soy cuando Suspiro,
podría ser poeta cuando sueño,
Y me dicen poeta cuando escribo.

Mas si sólo soy poeta  por las letras
Es decir me hace poeta cuanto digo,
también poeta soy por lo que callo
Pero sé que poeta no he nacido.

he Recibido el Sacramento de los mares
Fui en el don de los versos bendecido
ser poeta es un credo que expía
La Sagrada religión de la poesía.

escanear para escuchar recitado por Eduardo de Ilzarbe
escanear para escuchar recitado por marino poeta

«Soneto a tres jueces de m*****» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Soneto a tres jueces de m****.


Silvina Domínguez
Mariano Roberto Lozano
Richar Fernando Gallego

Se salieron con suya los ladinos,
con jueces despreciables chabacanos,
amigos de los truchos araucanos,
que es sabido son ladrones y asesinos.

No entiendo al que se dice argentino
Y regala nuestra Patria a unos fulanos
violentos y con sangre en las manos
se quedaron el solar donde nacimos.

Fui a la guerra a defender Patria y destino,
camaradas se ofrendaron no en vano
pero a los jueces no les importa un rábano.

Son arquetipo de perfidia y desatino
¡Abjuren! Son felones y cretinos.
Por error fueron ustedes argentinos.

Nota: Abjurar en este caso es renunciar a la ciudadanía

«Poetizando historias» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Poetizando historias
Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por el autor


A la Promoción 40

De ibérica meseta presurosos arribaron,
y de rincones de Europa que yo desconocía,
del Cabo de Hornos un audaz allegaría
alborada a la irrompible amistad que convocaron.
A Indalecio y al poeta por salud los excusaron,
vio el evento por WhatsApp, con su invocación rogaron,
a los postres remató con feliz iniciativa
bárbaros y nativos un sólo grupo formarían.
Al final a cuatro vientos por sus rumbos dispersaron,
Pero quiso el poeta que la historia siga viva
Y en versos reseñó la memoria colectiva,
del encuentro que vivió PXL ¡uno en la vida!
Para entrar a sus países PCR te acogía,
al azar y preventivo no es remedio o paliativo,
no te hará ni bien ni mal ni vivirás menos o más.
Ahí te vienes a enterar que el virus más temido,
vive en yunta hoy contigo sin ruido y sin molestar
hasta que de ti se harte y se mande a mudar.
Nuestra Señora del Carmen nos vio siempre con agrado,
para Toulon 24 prometió acompañarnos
mas se hará representar con su amiga Juana de Arco.
Aguerrida, muy querida, su virtud fue apostolado.

«Rafael, 69 años» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Rafael, 69 años
Enrique German Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado

Feliz cumpleaños te deseo en tu día,
no es lo único que aún te pertenece,
eres dueño de un cariño que hoy crece,
ni el tiempo a olvidar se atrevería

Cuarenta y cuatro años nos honró tu compañía,
fuiste ejemplo que perdura y prevalece,
bonhomía que cautiva donde fuese
Y un médico brillante y de valía.

Una flor roja en mi mente te atavía
flotando llegará donde quisiese
Entre River y el Club que perteneces…

…un homenaje inolvidable rendiría.
tu recuerdo perdurable reverdece
a medida que el tiempo envejecía.

«El cóndor navega» por Enrique Germán Martínez marino poeta

El Cóndor navega
Enrique Germán Martínez Marino poeta


A Patricio Ledwith y al Cóndor

Escanear para escuchar recitado por el autor

Patricio y su barco no son sólo amigos
Son hermanos nacidos un día en la mar, 
zarpando del puerto que se conocieron 
gaditano el levante soplaba a rabiar.

Al perder el socaire del muelle de abrigo
a Dios por testigo y sin exagerar
montañas de agua golpearon al Cóndor,
volaba en las crestas y luego a bucear.

Patricio y el Cóndor cruzaron miradas 
seremos equipo y la vida salvar,
será el objetivo  por más que el castigo,
sea duro y constante al mar batallar.  
Ya habían hablado de debilidades 
que el Cóndor maduro empezaba a flaquear,
responsable Patricio (Piloto Naval) 
reemplazó toda tuerca con huelgo al roscar.

Hasta el mero detalle del nombre guardar
Y antiguas creencias tampoco olvidar.
Antes que el palo apoyara el tintero al calar … 
¡Argentino de plata y ya no hay nada al azar.

Dudaba si el Cóndor maduro en edad
aun con cariño  lo irá a defraudar
Tras horas de lucha feroz desigual,
Galante entró a Rada orgulloso su andar.

Patricio muy fuerte la caña apretó
Y escuchó en secreto silente sin voz:
Nacimos hermanos la mar nos parió
Y juntos seremos más fuertes los dos.

«Hasta la última balsa» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Hasta la última Balsa
Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Reflexión del vicealmirante Álvaro Vásquez que era el comandante del Aviso Gurruchaga cuando rescató casi cuatrocientos náufragos. Es además quien acuñó la frasea “hasta la última balsa”, que tanto le agradecen los rescatados.
“Seguramente al expresar esa breve sentencia , que alguno de mis hombres recogió y grabó en su memoria, quise poner en evidencia la inmensa tragedia humana a la que nos enfrentábamos y el encomiable esfuerzo realizado por toda la dotación que tuvo el exitoso resultado conocido. Mi agradecimiento para ellos y todo nuestro reconocimiento a los 323 valerosos camaradas que dejaron su vida junto al Crucero Belgrano. A ellos honor y gloria eterna”.
Álvaro Vásquez
Vicealmirante (R )

Escanear para escuchar recitado por el autor

El aviso GURRUCHAGA
rescató hombres del mar,
casi fueron cuatrocientos
desafiando al temporal,
con su balsa, su coraje,
disciplina y voluntad.
Los marinos de la Patria
hoy no cesan de vivar,
al Belgrano que reposa,
en profundo mar austral.
Se fue a pique engalanado
con la guardia militar,
son 300 que custodian
el sagrado Patrio Grial.

1090 tripulantes
acataron por igual
la consigna más virtuosa
para la posteridad:
“Irse a pique sin arriar (1)
sacro pendón de su sitial”.
Gurruchaga es la memoria
de un rescate singular
con Bouchard y Piedra Buena
no dejaron en el mar
camarada abandonado
prometieron rescatar
“Hasta la última balsa” (2)
no habremos de olvidar

  1. Irse a pique antes que rendir el pabellón era la consigna más tocante del Almirante Guillermo Brown. Poetizada como “Irse a pique sin arriar sacro pendón de su sitial”.
  2. “Hasta la última balsa” fue una expresión oportuna y sincera del comandante del Aviso Gurruchaga, el hoy vicealmirante Álvaro Vásquez

«Carta a Anahí» por Enrique Germán Martínez marino poeta

CARTA A ANAHÍ
DE SU ABUELO ENRIQUE GERMÁN MARTÍNEZ MARINO POETA

escanear para escuchar recitado por el autor

Querida Anahí, mi pequeña y dulce nieta.
Aunque aún no nos hemos conocido personalmente quise decirte que con Marielina, que llevaba poco equipaje, te he enviado una tonelada de cariño. Que muchos dicen que no existe y otros que no pesa nada. Algún día te contaré que no es así. Si arreglas el envío antes con los duendes, ellos sostienen lo vos mandas mientras pasa por la balanza, y no lo detectan cuando pasan las valijas. Y está moralmente bien que así sea. Porque el cariño no se compra, ni se vende, ni se pesa solo se regala o se recibe. Lo sentís cuando te llega al corazón, como un perfume que sólo lo huele el alma.
Te quería contar otra cosa relativa a nosotros dos. Por algo que hicimos juntos desde el principio. Yo creo que vas a ser una persona muy querida y muy exitosa porque tu nombre cantarino y amoroso está en boca de los poetas y escritores de habla castellana por todo el mundo, sorprendidos y halagados de las palabras y sentimientos bellos que podes inspirar en los demás, con que solo se enteren de tu pequeñita y gran existencia.
Luces como el amoroso recuerdo en las fotos en que te vi, empujaron mi lapicera y letra tras letra compusieron este poema-canción a los pétalos del ceibo. Esa poesía la están leyendo muchos otros poetas y decidieron que es la segunda poesía más hermosa entre todas y así lo escribieron en ese cuadro de honor del que te mando una foto. Porque “Pétalos de ceibo”, es la flor de todas las Anahí, y Anahí sos vos.
Es relativo a nosotros dos porque todos creen que yo me siento frente a una hoja en blanco y escribo de corrido lo que se me ocurre. Pero no es así. Tanto para volar como para escribir necesitas tener un “pensamiento feliz” que llene de emoción hasta que te hace llorar a mares, pero no de tristeza, sino de cariño o de amor y que a los minutos te estás riendo a carcajadas de alegría y no sabes porque.
Bueno eso es tener un pensamiento feliz que te impulsa a volar como Peter Pan o a escribir relatos sobre cosas hermosas o sobre gente buena.
Y lo último que te quería decir, es que “vos sos mi pensamiento feliz” que encendió una luz brillante e iluminó todo el abecedario para que yo pudiera escribir esas frases que te honran y que tanto han gustado a otras personas que ven y viven la vida igual que yo. Así que, te mando tu poesía( seguro que alguien te leerá varias veces y decime si te gustó).
Espero que si. Te quiero mucho Anahí y no te olvides que sos mi pensamiento feliz.
Mi firma es esta flor de ceibo
Tu abuelo, Enrique el Marino poeta.

«Simplemente» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Simplemente
Enrique Germán Martínez marino poeta

escanear para escuchar recitado por el autor

Lloraron las rocas, lloraron las olas,
lloró un lobo piedra por primera vez,
lloró la escollera, el Cristo no sé
pero lloró Alfonsina con versos de ayer.

Lloraron rompientes en todas las playas,
los barcos fondeados lloraron también,
sirenas al viento agudas tronaron
y a la Terminal entró un tren sin querer.

Soñaba pitando en las nieblas del tiempo
los días que Albión el patrón supo ser ,
lloraron Pablo y Cecilia devotos y santos,
en la Catedral muy solemnes de pie.

Todos lloraron sin consuelo otra vez,
como año tras año lo hubieron de hacer,
mientras ella cubría con lino muy blanco
sus muebles tan finos y aquello que ves.

Clavó los postigos mirando sin ver.
ignorando los llantos, sin idea o saber,
subió a su Mercedes pisó el pedal…
distraída y hermosa simplemente se fue.