“Planetas amantes” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Andreas un brillante ingeniero alemán, eminentemente técnico que me confesó que casi nunca vio una poesía. Sofi una niña de Buenos Aires que vivió rodeada del cariño de su familia y amigos. ¿Nos confirmará esta poesía la existencia del género científico romántico?

planetas amantes

Sofia y Andreas planetas distantes
de cielos sin risas ni auroras boreales
son órbitas libres de soles brillantes
sin leyes ajenas a las universales.
Ni intento de burla a las gravitacionales
no quieren cambiar sus órbitas distales
y al confín del espacio creciente y vacío
estarán arribando a suburbios prohibidos,
que ni Dios  ha visto, llorado o sufrido.
Sofia y Andreas astros resonando

tal cual Franck Pierre los había inventado.
Con igual periodo, a la inversa, frecuencias
dan lugar a amplitudes generosas e inmensas
que en el cosmos resuenan y sus soledades.
Es lenguaje de astros vibrantes
Sutil es su enlace

y los soles más grandes los han acercado
hasta hacerlos gemelos en elipses sin foco
hoy grandes amantes en despoblado universo
es mucho y no poco, felicidad verdadera
en cuerpos celestes por felices que sean
la vida es difícil y no augura a una fiesta.

marinopoetaneuvo

inw1z