«Pincelada maestra»por Enrique Germán Martínez marino poeta

A mi Querido Amigo Enrique Germán Martínez (interpretación personalizada de su Pincelada Maestra)


De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo y mirándola, la vida nos da la oportunidad de tapar los ocres superiores con el azul oscuro. La sensación que nos queda es cierta nostalgia subyacente en nuestro interior; como que, pese a todo, extrañamos el ocre y lamentamos su desaparición aunque en tiempo presente amemos el azul reparador. De ahí que el ocre superior no desaparece totalmente…
Nos cuesta sangre bermellona ocultar los ocres inferiores pero, aunque sea parcialmente, lo conseguimos.
Cuando la luz diáfana y serena irrumpe en nuestro camino como un despertar de día nuevo, desaparecen de escena los colores y nos espera un espacio de claridad visual que nos augura un mañana mucho mas libre, sensato y duradero porque, fundamentalmente, es Luz.
Flaco Parodi

Poetización de Enrique Germán Martínez

escanear para escuchar recitado por marino poeta

De izquierda a derecha, de arriba hacia abajo
la vida alienta la gracia en un trazo
pigmentos que inundan cubriendo de cuajo
los ocres ahogados en mares soñados.

No sólo es azul el confín de un espacio
los ocres son dueños laderas en alto
la tierra se alza en afán temerario
el límpido cielo osan pigmentarlo

Nostalgias de aquello que falta anhelamos
subyace en memorias y lo lamentamos,
en tiempo presente a la vista del trazo
amamos los gules, los ocres añoramos

La sangre a torrentes borró el pasado
marrones perviven espacio acotado,
irrumpe el diáfano blanco sagrado
augura un mañana de brillos fulgurando.

«El gallo que se gastó» por Enrique Germán Martínez marino poeta

«El gallo que se gastó, O estampas en la vida de una Santa Viejecita»
poesía risueña

escanear para escuchar recitado por el autor

Pío, pío Teresita
yo era un gallo muy feliz
60 años me lustraste
ahora pollo he de morir.
Repasando tantos años
en mi mente sueño el mar,
Mar del Plata tanto tiempo
y yo brillaba sin cesar.
pero en tránsito hacia pollo
comenzaba yo a mutar.

En Ushuaia doy fe a nadie,
le importaba algún brillar,
sólo el sol cuando salía
aunque la nieve brilla más.
Fui gallo bacán en Chile
quieras que no, gallo serás,
yo fui gallo, pollo y gallo
o sea un bicho singular.
El maíz que yo comía
lo pagaban sin chistar,
no sé de dónde venía
mas no lo he vuelto a probar
ni que hablar de los traslados:
…en Mercedes, Perkins, right?
Hubo años muy felices
otros que lloré a morir,
difícil para un pollo
que no tiene ni nariz.
A tu hijo lo recuerdo
muy conspicuo y formal,
y cuando andaba sin careta
Benny Hill con satanás!
Era sabio su perfil
un gran hombre a respetar
y un médico especial ,
Dios lo puso en su hospital
para Él y nadie más.
Hoy vivo con un poeta
qué Marino fue feliz
luego en Recursos Humanos
su segundo sonreír
poeta y dibujante
imposible predecir
A que altura del Parnasso
su lista se hará oír

Teresita ya no lustres a tus pollos por placer
Recuerda que eran gallos
Dales chance de crecer

«El Austral» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Todas las pinturas se encuentran en venta, y se realizan por encargo. Consultar por privado 1560061267.

El velero ARA el Austral fue construido en el año 1930 para el woods Hole oceanographic institute de la costa oeste de los Estados Unidos .USA lo uso hasta el año 1968 en que se lo vendió la Marina argentina. Se lo transfirió a un precio simbólico de $3000 la marina lo recibió y estaba en bastante mal estado. Pasados tres años o cuatro decidió hundirlo porque no servía para nada. La prefectura se lo pidió a la Marina, ellos lo guardaron durante 30 años y luego lo pusieron cero kilómetro y ahora es el buque de investigación científica Hussey