“Versos en invierno”por Enrique Germán Martínez marino poeta

   
La lluvia al caer
quebró la efigie del cielo en mil reflejos,
dispersando en el campo
en el valle, en los ríos, los esteros,
su imagen en grafito
aún borrosa,
virtuosa destreza
que esboza el artista
en su bosquejo.


Las hojas amarillas,
al invierno rendidas en recuerdos,
se lucieron en anversos y reversos,
devolviendo el brillo
de un sol indiferente,
que a sí mismo se mezquina
y en tenues mediasombras
Ilumina
la senda impredecible
de mis pasos.


Versos en tiempo detenido,
los guardo
en mi ardiente corazón,
donde mora una pasión,
con misteriosa alegría,
que florece cada año
el mismo día,
en primavera y que vuela
en las alas sutiles
de una dulce
y gloriosa poesía.

“Marisa y sus nietos, todo un soneto”por Enrique Germán Martínez Marino poeta

Hace muy pocos días Marisa tuvo un nuevo nieto . 
Si somos una familia que nos entristecemos cuando alguien sufre, no nos vamos alegrar cuando alguien está feliz y sobretodo alguien tan querida como Marisa? somos una familia comportémonos como una familia este es mi homenaje a Marisa Willner y su querida familia con su nuevo nieto

Marisa y sus nietos, todo un soneto por Enrique Germán Martínez Marino poeta


Si Lope de Vega hoy viviera
no haría el soneto a Violante,
a los nietos de Marisa por delante
primeros de su lista sin espera.
Los cinco son hermosos cuál diamantes,
que su abuela los adora no es secreto,
ella es pasión y ternura con sus nietos,
no es cosa de ayer… ¡de mucho antes!
La vida siempre juega con misterios
Y nos toma por sorpresa cada instante
ya es rito en esta Patria tan cambiante.
Pero Marisa , tu familia en Argentina,
Eres bendita de Dios, ni te imaginas…
lo que es tener a quién amas ¡tan distante!

“La más bella flor”por Enrique Germán Martínez marino poeta

Eres lejos la más bella flor
que conozco entre todas las flores,
te envidia furioso el sol
que no puede igualar tus colores.

Eres obra perfecta de un Dios.
que hizo amor con oscuros rencores,
eres luz que al alba brilló
y reinó aventando temores.

Eres fuego y pasión que encendió
tu bondad en mi loca razón
y esperanza de dulce brillar
que hoy late en mi corazón.