“Entre suspiros y palabras” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Entre suspiros y palabras

Enrique Germán Martínez marino poeta

Sobre una idea de Florcita Romeo

Desde muy lejana playa ,
que refleja sus montañas,
repitiendo en letanía
calma evoco tus palabras.

ilustración Enrique Germán Martínez marino poeta

El silencio por respuesta
pero en mi alma contestadas,
porque tú nos enseñaste
a soñar con esperanzas.

Cómo amar y ser amado,
separar risa del llanto,
ser invicto triunfador
como tu de un campeonato.

Tus secretos nos legaste
entre susurros y palabras
cada vez que nos juntemos,
será para reprocharte,

que al irte te llevaste
un secreto indescifrable:
cómo hacer para vivir
sin poder verte ni hablarte.

Te extrañaré eternamente…
eternamente he de amarte!

“Anahí, su abuelo y la fantasía” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Anahi , su abuelo y la fantasía
Enrique Germán Martínez
Marinopoeta.com

Anahí es una bella princesita
que vive en un castillo de altas torres,
agujas de alturas inauditas
con arqueros vigilando alrededores.

Escanear para escuchar poesía recitada por Marino poeta

Un río que rodea el Castillo
es su arrullo en incipiente primavera,
pero nadie ha de llegar a tu capullo
flor de ceibo que la guarda entre sus sedas

El Alba qué despunta en tu ventana
son rizos de oro de un sol que te acaricia,
irrumpe muy temprano en la mañana
y es paleta de colores nunca vista.

Llegará paciente el tiempo y la hora
en que pintes tu vida en mil colores,
y serán tan bellos y brillantes

Muchos te visitan y te cuentan,
del abuelo y su mundo en fantasías
donde hadas y duendes amistosos,
lo consienten y le inspiran poesías.

Pero sabrás que ilusiones son verdades
en la vida real a la que accedes,
cuando entiendes una rima que leyeres
y recién la realidad ahora comprendes.

Se abren nuevos ojos en tu mente
y una Lira en el hombro te acredita,
que eres música y poesía para siempre,
un poeta o juglar haciendo rimas.

ANAHI yo soy tu abuelo que te quiere
aunque no haya podido conocerte,
pero en mi mundo de hadas y de duendes
Nos hemos visto muy frecuentemente.

Tu recuerdo está en mi corazón,
Y eres la ternura omnipresente,
tu aura de oro es la ilusión
que Iluminó mis letras para siempre.