“Sin rencores se fue” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Escanear para escuchar poesía recitada

Al cerrarse tus ojos las rimas callaron
despertaron los sueños de quimera ilusión,
encendieron candiles y en rostros transidos
sutiles con rastros de pena y dolor

Lloró largamente el ceibo ya viejo,
lloró el Eucaliptus que él mismo plantó
con sus jóvenes manos tersas y lozanas,
también a flores pequeñas tristeza embargó.
.
Lloró a cielo abierto el roble muy fino
De Europa traído, lloraba de pie,
sus deudos testigos consuelo perdido,
Y el pino que siempre gustó a Papá Noel.

Lloraba la vida perder su partida,
eterno destino que habrás de entender,
lloraron sus mares surcados de estelas
mas siempre una de ellas fue rumbo a volver.

¡Lloró también el poeta y que raro!
no lloran, sino que hacen llorar…
pero este poeta sabía en su alma
que quien se ha ido no habría uno igual.

Se acabaron los días de esperanzas eternas,
Ya no son infinitos horizontes que ves,
ya baten rompientes cual tambores advierten
está cerca la playa donde espuma has de ser.

Nos iremos de a uno sin aviso ninguno,
ya no habrá apenados en postrero acaecer
cuando frio esté el mármol y el bronce gastados
seremos de historia una letra, tal vez?

De aquello que dejas y no se ha vendido
Si aun tienes pendiente cristiano deber
reconcilia tu alma y de ti siempre digan
“alcanzó sus victorias sin rencores se fue

“Estirpe de Gloria” por Enrique Germán Martínez marino poeta

Estirpe de gloria
Enrique Germán Martinez
Marino poeta

Dedicado a los 44

Escanear para escuchar poesía recitada

Hoy el Alba me inspira un poema imponente
en reflejo naciente del sol al brillar,
recuerdo de glorias laurel en la historia,
corona a valientes de furia del mar.

Cuarenta y cuatro, ejemplo en virtudes que honran
los nobles marinos para cultivar
son bronce sin mancha ni mácula alguna
son la estirpe más pura del hombre de mar.

No alcanza mi verba la augusta estatura
a que ellos crecieron y hoy son fulgurar,
no tiene el poeta palabras radiosas

con brillo y nobleza ponerse a la par.
Los cuarenta y cuatro son hermanos e hijos
Que el cielo bendijo para perdurar.