«Épica de un piloto de ataque» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Épica de un piloto de ataque
Enrique Germán Martínez Marino poeta

escanear para escuchar recitado por el autor


Dedicada al piloto naval Benito Rótolo
En su cumpleaños 72

Saludo en su día con respeto
un amigo veterano de valía,
en la guerra hizo gala de hombría
hoy merece cada verso de un soneto.

A la Fragata le dedico este cuarteto
era hermosa poderosa y relucía,
aunque terco el inglés desconocía
que Malvinas Argentinas, no es secreto.

Sólo quedan a la gloria dos tercetos
que Benito en combate ganaría,
al tiempo en que la nave se hundía…

…tras su estela victoriosa en este reto.
Benito Rótolo: piloto y maestría,
un valiente que Ardent no olvidaría.

«Soneto a la nostalgia» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Soneto a la nostalgia
Enrique Germán Martínez Marino poeta

escanear para escuchar poesía recitada

Nostalgia es la pena en lejanía,
ausencia de un noble sentimiento,
es gozo al evocar feliz momento,
afectos que no recuperarías.

Poeta es nostalgia en demasía,
su pecho, pleno en letras es sustento,
de épicas, romances o un cuento,
lamentos que suplica la elegía.

Nostalgia es no ser cuanto podías,
pues negro es el futuro de momento,
y el hoy ¡torrencial y friolento!

Si miras el pasado tu verías,
erguida, la esperanza sin falsías,
verdad a defender de oscuro intento

«Soneto al juglar de la alegría» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Soneto al juglar de la alegría
Enrique Germán Martínez

escanear para escuchar recitado por el autor


Al Pietro Moroni

Descreía que en la lírica tendría
un amigo que rasgara contrapunto,
con su lira de a poquito o todo junto
mi poemario él trocara en melodía.

Juglar de buena fama y bonhomía
elogios a quienquiera que pregunto,
buen amigo generoso y a este punto
merece destacarse su hidalguía.

Ojalá tu rima plena de armonía
sea feliz condimento y adjunto
que sin ser pregonero yo barrunto.

Serás portador de alegría,
mensajero de amistad y melancolía,
trovador de hermandad en poesía.

«Soneto a Niké» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Soneto a Niké diosa alada de la victoria
Enrique Germán Martínez marino poeta

Escanear para escuchar poesía recitada

Saludan los auletas la victoria,
lograste conquistar cuanto querías,
lidiaste a coraje y osadía,
mis plácemes, mereces ser historia.

Complaces tu soberbia y tu memoria
en carro vencedor con felonía,
pendones que otrora reinarían
arrastra en polvorienta trayectoria.

Colores del imperio en vanagloria,
aliado a tu reinado indicarían,
que tu hija has oblado en garantía

tu ayer es umbría condenatoria.
Niké, tutora y belicosa guía:
te honraré si me laureas con la gloria.

Auletas: músicos griegos que ejecutaban el aulós. Instrumento de viento de dos cuernos o trompas generalmente para música ceremonial

Niké: alada diosa guerrera de la victoria. Hija de Ares, dios de la guerra, admirada por Zeus, conduce el carro triunfal de la victoria

«Bienvenido Pietro» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Bienvenido Pietro
Enrique Germán Martínez Marino poeta

escanear para escuchar recitado

A mi me fascinan los sonetos,
los escribo entusiasta todo el día,
a la noche se transforma mi alegría
en iracundia… si no lo leen ni por respeto
.

Un poeta juega con el alfabeto,
escribe palabras que tu ni conocías,
te hace llorar o aun reír y te extasía,
con sus versos te cautiva por completo.

Poeta es un hombre que en secreto
Tu opinión lo afecta en demasía,
Si lo ignoras o destratas su poesía

morirá la inspiración con que él vivía.
Pietro amigo tu serás mi compañía
estuve solo mucho tempo sin muleto

«El oro de Marisa» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Escanear para escuchar poesía recitada

«El oro de Marisa» Enrique Germán Martínez marino poeta

Celebra su existencia hoy Marisa.
No sólo años felices que ha sumado,
ni el tesoro es recordar lo disfrutado,
valen oro sus años de poetisa.

Va dejando una estela muy precisa,
en su mar de poesías navegado,
es ejemplo de un trabajo inspirado,
que ilumina como el sol con su sonrisa.

Si Don Lope a Marisa hoy leyera,
amaría tanto oro editado
y diría tras haberlo meditado:

“El siglo de oro de las letras que viviera,
hoy parece que fue un tanto apresurado…
no esperamos a Marisa que naciera”