Marcha/Canción al Intrépido Bouchard por Enrique Germán Martínez marino poeta

Escrita a pedido del Instituto Nacional Browniano con motivo de los 200 años de su heroico viaje de corso circunnavegando el globo, y dedicada a la Armada Argentina como Marcha/Canción.

5bb

ESTRIBILLO:

Es la estirpe de la gloria
bajo Patrio pabellón,
desde el plata a Polinesia
testimonio del valor.

Al nacer en nuestro suelo
esperanza y libertad,
proveniente de cien guerras
llega Hipólito Bouchard.

Saint-Tropez, Egipto y Malta,
Géneréux, Haití y Leclerc,
son su sello y su marca
en sus memorias del ayer.

La escuadrilla de Azopardo
en combate desigual,
fue derrota inevitable
su vida salvó Bouchard.

Bombardeando Buenos Aires
Michelena en La Merced,
sus bajeles avergonzados
y ahuyentados con desdén.

Granadero en San Lorenzo,
con la gloria y el honor
de arrancar con propias manos
el pendón del invasor.

Honra y gloria a “La Argentina”
y al intrépido Bouchard,
de la tierra a los confines
llevó el paño Nacional.

Navegantes y guerreros
heroísmo han de entregar,
en antípodas y luego
también “corsos” regresar .

Su coraje en la Campaña
y su épico valor,
mereció “La Argentina”
que le otorga en pago Brown.

5bb

«Los Fondeaderos Protegidos de tu mente.» por Enrique Germán Martínez marino poeta

 

Poesía metafísica. Dedicado en ocasiön del cumpleaños del Comandante de la Fragata Libertad, Fernando Maglione, sobre una idea original de Alejandra Sotelo Faderland.

5f6c9-6

maglione por

Desde antiguo en Mare Nostrum lo decían,
agregaban un prefijo, “co-mandare”
en la mar sólo a sus dioses les creían
y confiaban su protección a esas deidades.
No importan los ruegos que escucharen
imprudentes soberbios y banales,
desde Noé Impensado navegante
y marinos que la historia hizo grandes,
los llevaba el Olimpo protegidos
del peligro en las palmas de sus manos.
De lo más alto de tu jarcia marinera
donde tradiciones y memorias se atesoran
con relatos de coraje y de gloria
guardaras allí la nueva historia,
de marinos que se hicieron costa afuera.
Te verás allá en lo alto y consagrado
en las memorias que se guardan en museos
adornado con las palmas y los robles,
en serretas de uniforme y banderas.
Disfruta el día en este podio
y mira cauto hacia el Olimpo que te tienta,
siente el peso las barras que hoy llevas,
te mantiene unido el piso aunque no creas.
Allí esta el ser humano que tu eras
Olvida el brillo del blasón y charreteras,
míralos en su faz con sus temores
a ti te miran descansan y esperan
Convencidos de que a los dioses tú enfrentas

Epilogo
Hoy fue sólo un hermoso y largo día
En serie infinita en muchas vidas.
Y tu día hecho un punto hoy seria
Una estrella de esperanza entre luceros
con luz franca a la rosa de los vientos
y en su código sabrán quién es el dueño.
Cuando vuelvas a sentirte comandante
ejerciendo el derecho que has logrado,
sigue llevando a la dama refulgente
a navegar tantos sueños que has soñado,
y recalar segura con su gente
en fondeaderos protegidos y encalmados.

13709676_10208717851236604_381401807_o

Ilustración: Retrato del Comandante C.N. Fernando E. Maglione por Mauricio Battistelli.