«Cumpleaños en Florida. Pcia. de Bs. As.» por Enrique Germán Martínez marino poeta

A Maria Martín y Herrera Bence.

Hoy se corta el metrobús a Provincia,
a la altura de General Paz,
estacionamiento libre y gratuito
hasta la quinta y tres cuadras más.

Maipú es sólo pista de baile,
y no se podrá estacionar,
porque hay fiesta en lo de María
Martín y Herrera y apellidos hay más.

En la Quinta Macri va a encabezar
un histórico y gran festival,
como nunca ha habido en Olivos
que el Skylab va a fotografiar.

Recomiendan quedarse en su casa
si es que usted no sabe bailar
porque la calle tan sólo se baila
por María que va a celebrar.

Es fina vecina del Norte
Barrio antiguo que la vio emigrar
a Florida con toda su cría
allí pudo hábilmente arraigar

María es amiga de todos
que la quieren también por igual
es dama de finos valores
educada como si fuera a reinar.

Repostera de fama global 
a Charly se la han querido robar,
pero ella no haría tal cosa
ni por un Sheik petrolero en Dubai.

Su tesoro son hijos y nietos

que la aman todos por igual
y ya van por su vida trotando
por Maria la mejor madre que hay.

María cuando soples tus velas
pide un deseo por este juglar
que no regala sus coplas al viento
sino a quién se las supo ganar.

Has ganado esta rima mi amiga
de «Cumpleaños Feliz» por demás
que seas feliz por 100 años
pero el doble de lo que has ido ya

«Agustina de Navarra» por Enrique Germán Martínez marino poeta

A la bella Agustina.

 

Fui alma errante en España,
desde el valle hasta la meseta
y he navegado sus aguas,
cuándo calmas y cuando inquietas.
He conocido sus gentes
Buenas, rectas y honestas
he hecho amistades intensas,
las que por tí no titubean.
He disfrutado su cocina
en tapeos con botas añejas ,
generosos en vinos Rioja
y licores de antiguas cepas.
He visto ciudades hermosas
y catedrales enhiestas que rezan.
Conocí las lejanas Canarias
y el Plus Ultra inmóvil que encierra
al romano Mare Nostrum
de trirremes y de galeras.
Allí mi melancolía
se volvió furia y lágrimas secas
y lloré en silencio no pena
Para que un inglés no me viera.
Pero al llegar a la tierra épica
Nacida en el medioevo,
de visigodos con nobleza,
en un pueblo pequeño,
de Pamplona a sus puertas,
A occidente de Castillas
y con los Pirineos a cuestas
conocí a Agustina,
de las hermosas la más bella,
Y mi corazón quedó enredado
con las peñas que laderas trepan
y nunca alcanzan la cumbre
de los montes que velan.
Pues dicen que quien ama a una niña
y sube a mostrar su destreza
en su entusiasmo
llegará hasta la Francia
casi sin darse cuenta.

«Viviana y las estrellas» por Enrique Germán Martínez marino poeta

A Viviana.

viviana y las estrellas

Brilla en todo su esplendor el alto cielo
el universo exhibe orgulloso sus estrellas,
los soles dan más calor que en el averno
y las lunas pavonéanse indiscretas.

La energía se ha desorganizado
hasta el último confín del multiverso,
en la tierra hay un faro que absorve
la energía laminar y turbulenta

Las auroras boreales hacen un velo
que oscurece la luz de las estrellas,
al retirarse se verán brillando bellas
entre otros millones de luciérnagas.

Es que hoy cumple años mi reikista
en sus manos se equilibran estas fuerzas
Pero hoy trabajó de repostera
por eso el alboroto en los planetas

No creo que exista en la galaxia
alguien tan conectado a las estrellas
que controle toda esa energía
que dispersa, vaga igual que los cometas.

Viviana no atesora en baterías
la distribuye con afecto y sutileza,
siempre alegre, amable y circunspecta
y dispuesta a dar tan sólo buenas nuevas.

Es mi amiga sin dudas ni titubeos
y hasta la estrella más alta yo la quiero,
Que la ame todo el mundo le deseo
Que el Big Bang sea su piñata de festejo!!!

«Treinta mil mentiras» por Enrique Germán Martínez marino poeta

 

No van silenciar mis poesías
Aunque borren mis versos o los callen
habrán de eliminar griegos y egipcios
Para poder mentirle a mis verdades

Volverán ignorantes a la Edad Media
harapientos de saber y realidades
si en el Ágora no cantan a sus glorias
mandarán a la horca a los juglares?

Si la ley es opuesta a la razón
su justicia se ha negado el señorío
no tendrá majestad en tal condición,
es instituto prostituído el contenido

Entonces con el libre albedrío
armados de verdad y de coraje
Injusticia y opresión son el ultraje
a convertir en libertad a nuestros hijos

Viviremos la vida con orgullo
no caeremos bajo el pie del vasallaje
el valor y el testimonio que tu dejas
es lo único a salvar de tu linaje

30.000 es una cifra exuberante
a cobrar por los muertos que inventaron
unos de ellos han vuelto a la vida
por su paga vergonzante retornaron.

EPILOGO

Resucitan y aparecen por doquier
30.000 que estaban aniquilados 
la tuya es nave sobre tripulada
Que hace agua por los cuatro costados

Pero en terca y sórdida falacia
que ni tu crees, te has abroquelado
y para siempre mentir tu pertinacia

una ley ignominiosa te ha amparado

30.000 son los desaparecidos
en tu lista de acreencias a cobrar
mas sólo un tercio es holgada cifra cierta,
muy económica en el costo personal.

 

«Karina y la Alegría» por Enrique Germán Martínez marino poeta

 

 

 

 

Alegría es palabra que inspira
a escribir poesía desde el corazón,
a entonar con voz cantarina
y bailar con los ritmos
que el tiempo olvidó.
Alegría son frases secretas
que riman perfectas
lo que un ángel cantó.
Palabras que tú sentirás
Como suave caricia
que provocan tu risa
sin ninguna razón.
Guarda esas caricias
y un día sin prisa
Sabrás qué ha sido
esa alegre ilusión.
Fue amor infinito
con que Dios te bendijo
en milagroso instante
que su amor te sonrió.
Alegría son rizos en vuelo
que trazan las aves
los días de sol,
haciendo figuras
hermosas al cielo
en brioso vuelo
Con que muestran su amor
Alegría es guardar
en el fondo del alma
un recuerdo sublime
que te hace llorar,
pero no de tristeza
sino de alegría
porque son tus memorias
para atesorar.
Alegría Karina, es la mas bella rima
Que tu mente imagina
Con eterna ilusión.
Pero siempre te falta
una frase o sílaba
para hacer que tu verso
parezca canción.


Epílogo
Te recuerdo Karina
que la palabra perdida
que le falta a tu verso
para entonar la canción
La tiene escondida
aquel quién se adueñe
Aunque tú te resistas
de tu corazón.

 

«Noble gesto por la Paz. Version 2.» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Déjame rezar la valiente e inolvidable  letanía,

 de Euskal Herria y Navarra condenando la violencia,

un conflicto que fue obra de soberbia,

 corazones pacifistas con nobleza resistían.

 

Fuimos víctimas y parte responsable en ese día,

sociedad éramos todos, cuantos luchan o claudican,

quienes quieren que la historia santifique,

aunque ríos de lágrimas y sangre así consigan.

 

La violencia ya no senda de conquista,

valles y colinas son costosos en miserias

y semillas de venganza o más guerra,

aunque épicas de gloria, al coraje se escriban.

Cinco lustros de Gestos por la Paz no morirían,

sin crear una conciencia popular que nos contiene,

instituciones, mentes y las vidas compromete,

a pacíficas opciones que el paso radical desconocía.

 

Epílogo

 

El eco de las armas reverbera,

la memoria de los muertos aún suspira,

los derechos humanos son demandas,

 y en culturas solidarias son justicia.

Toda forma de violencia es indebida

si fuera hija de una idea es satrapía

Las palabras que critican son derechos

De inmanente libertad hoy merecida.

«Un hada en mi sueños» por Enrique Germán Martínez marino poeta

«Un hada en mis sueños»

Enrique Germán Martínez marino poeta

image-2

UN HADA EN MIS SUEÑOS

Bella hada de mis tristes madrugadas
que esparces tu belleza en mis sueños
y polvos mágicos con los que tú, vuelas alada
y me alucinas en vigilia y despierto,
has quedado enredada en mi vida
aunque el “mundo de armonía” es tu dueño.
 
Eres mágico misterio a mis sentidos
que se burlan o me mienten o me engañan,
cada día cuando intento conseguir
despertarme antes que tú presta te vayas,
y abrazarte con pasión irrefrenable
aunque sé que no debo tocar a un hada.
 
Aun así sólo deseo abrazarte
y hacerte realidad en mis mañanas,
con la dicha de vivir por siempre juntos
y volar hacia un incierto tramontana,
llegar hasta donde nadie nunca estuvo
y vivir por siempre allí dentro de un capullo.
 
Pero debes entregar sin condiciones
todo lo que te distingue como hada
y transformarte en la digna dama
que te sueño en mi mundo de ilusiones.