La dama musical.

Las brisas del tiempo susurran mil nombres
sabiendo que uno no habré de olvidar,
porque en rimas secretas que mi alma esconde
guardo aquellas cuartetas que no he de mostrar…

Son palabras ardientes de pasión escondida,
que la lluvia ni el viento podrán nunca apagar,
porque inflaman el fuego que al sol le han pedido,
son rescoldos culpables, ni cenizas tendrán.

Su vida era leve como el canto sonoro,
que canta un coro a una voz por igual,
nunca vio que caia en olvido el decoro
y cantaba a dos voces sin poderlo evitar

Ella cantaba a la vida, a las flores, al viento,
 y a los niños su amor, hasta que una pasión
violenta y culpable, abrió su sonrisa
y dio brillo discreto a su vida interior.

La Dama que canta, sonríe y ahora ama,
guarda un mudo secreto en su corazón,
saborea la vida, sabores que inflaman
Con dulces memorias de la sinrazón.

EPÍLOGO

Ella guarda un secreto ni nuevo viejo
sus mejillas sonrojan con solo pensar,
vergüenzas ocultas que a su faz del espejo
enigmas de su alma que no sabría expicar.

Un comentario en “La dama musical.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s