«La edad, los caprichos y el señorío» por Enrique Germán Martínez marino poeta

La edad, los caprichos y el señorío
Enrique Germán Martínez Marino poeta

escanear para escuchar recitado por el autor

Cuando sea un hombre mayor
vestiré un jogging holgado,
preferentemente marrón,
que se dé patadas con el calzado,
lo usaré sin cinturón,
y con manchas por todos lados.
Mi retiro de militar
lo gastaré en juegos de azar,
si me alcanza para variar,
me haré amigo de la licorera
cincuenta años bien llevados,
pero ni uno más, la jovenzuela.
Compraré licores de marca
que nunca he podido probar,
por esa bendita guardia
en puesto de responsabilidad,
que siempre en una hora
me había de presentar.
Usaré sandalias con medias
y cuando el calor agobie,
en musculosa y no me odien….
en el zaguán con mate frío,
los patoteros me envidiarían
yo que no me veo tan mal,
a más de uno puedo humillar.
Hablaré a los gritos
para que me crean sordo,
y cuando se convenzan
que no es engaño,
es la huella de los años
impostaré la voz
Y les hablaré en susurro
Para que sientan lo que son,
Comparados conmigo:
unos tontos y burros.
Ay Señor, no veo la hora
de ser respetado anciano
por decirlo sin orgullo vano,
«un distinguido señor mayor».
Me saluden por la calle
y se atropellen por complacerme.
Y si en una de mis visitas
toco el timbre en otra puerta,
no me griten desde dentro:
¡es al lado viejo de mierda!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s