«Hasta la última balsa» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Hasta la última Balsa
Enrique Germán Martínez Marino Poeta

Esta poesía se la dedico a los valientes y esforzados marinos del aviso Gurruchaga, y a su comandante en la guerra de Malvinas y simétricamente a los comandantes , planas mayores y tripulaciones de los destructores Piedra Buena y Bouchard

Escanear para escuchar recitado por el autor

El aviso GURRUCHAGA
rescató hombres del mar,
casi fueron cuatrocientos
desafiando al temporal,
con su balsa, su coraje,
disciplina y voluntad.
Los marinos de la Patria
hoy no cesan de vivar,
al Belgrano que reposa,
en profundo mar austral.
Se fue a pique engalanado
con la guardia militar,
son 300 que custodian
el sagrado Patrio Grial.

1090 tripulantes
acataron por igual
la consigna más virtuosa
para la posteridad:
“Irse a pique sin arriar (1)
sacro pendón de su sitial”.
Gurruchaga es la memoria
de un rescate singular
con Bouchard y Piedra Buena
no dejaron en el mar
camarada abandonado
prometieron rescatar
“Hasta la última balsa” (2)
no habremos de olvidar

(1) Consigna más tocante del Almirante Brown antes del combate

(2) Oportuna y sincera frase del comandante del Gurruchaga en la guerra

«Poseído por las letras» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Poseído por las letras
Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por marino poeta

Yo quise ser un gran poeta
en el mundo de las letras,
para escribir palabras inmensas, apretadas o sueltas.
Unas me ceñían,
otras me iban huelgas,
todas pugnaban por salir,
prestas de mi lapicera.
Un día escaparon todas
de mi pluma de oro más vieja:
y solas se escribieron
en mi ajada antigua libreta.
Eran sólo tinta e ideas
más no eran aun poemas,
mientras yo me soñaba en ferias
firmando hasta bibliotecas.
Y eran letras bellas…
lloraba con sólo verlas
yo que las tuve presas,
en la tinta que no escribiera.
Cuánto tiempo perdido
hechas tintas y no letras
Releía irreconocible verba,
renovada y tan moderna,
Inexplicable hubiera escrito
con tal desenfado
y lenguaje abierto.
Pero casi sin darse cuenta
se adueñaba
lo nuevo en sigilo
de mis más íntimas ideas.
Ahora era un consagrado,
soberbio monstruo sagrado del pensamiento despojado,
gigantescas son hoy mis letras…
mas quisiera volver a ser
pequeño como era antes.
Como hoy ya mi alma ruega
Y en su insistir, impetra incesante.

«La lucha» por Mónica Modera

LA LUCHA
Por Mónica Modera

Escanear para escuchar recitado por marino poeta

Como semilla fecunda,
en noble tierra has germinado,
creciste entre mieses
que con tu amor has regado,
Recogiste el fruto
con sudor cosechado.
Tus sueños se cumplieron
como habías anhelado.

Golondrina de mar
las distancias te han seducido.
Y tu corazón ha llorado
cuando rezas en otro lado.
Empeñas la vida a cada rato
en la lucha que has enfrentado
pero serás inmortal
porque siempre estaré a tu lado.