«Afectuosa carta a la P 40» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Afectuosa carta a la P 40

Enrique Germán Martínez marino poeta

Voy a ser breve e intentaré no caer en sensiblerías, pero también quisiera decir cual es el sentimiento que palpita en mi corazón, hoy dividido en dos. Un ventrículo de mi familia y cotidianidad y otro donde perviven los afectos, arrebatados por el tiempo y las distancias transoceánicas como un secuestro cruel e irreversible.
Al decir esto estallan en mi mente el eco de mis propios versos, desgajados de sus poesías marcando mi impotencia frente a esta congoja.
Por ejemplo recuerdo un poema a un amigo en el que le decía que en la antigua Grecia acuñaron el vocablo ”amicus” venerable y sagrado, cuyo significado hoy os lo dedico a vosotros:
“tu vida protejo, tu alma te guardo,
no hay cerca ni lejos yo estoy para ti”
Ese es el significado y razón de esta a amistad a la que nada pudo quebrar.
Y en mi imaginación alucino mis versos imposibles como por ejemplo regresar a los mares y confrontándolos llegar a Madrid laureado y triunfante. Dice mi poesía:
“Quisiera otra vez enfrentar a los mares
Embicando la ola rompiente y letal
Sentir que humedece mi cuerpo la bruma
Tener mis pestañas orladas de sal”
Y en otro pasaje decía:

“Abrir con mi proa un tajo en las aguas
Soñarme en Europa cual César triunfal
Llegar a Madrid como Ulises a Italia
orlado en laureles semidiós inmortal
Abrazaros y en fragua ardiente y sublime
Quedar para siempre en un bronce inmortal”
Estos sueños de un poeta en lejanía no estarían completos sin el soneto “Amigos” que reza
“Amigo palabra inmensa
que en un sentimiento
es Noble como un juramento
y obliga el perdón a la ofensa.
Amigo es la recompensa
se ha dado fuerza del viento
y siempre estado atento
sin pedir para ti una dispensa
amigo en sus líderes condensa devoción
con un perro y centro de amistad
de tal como se mente
No es palabra de un solo momento
amistad es perdido la extensa
y virtud que vencido los tiempos

Y en otro pasaje decía:
“Con lo dicho hasta aquí algunos de vosotros podría comentar en voz muy queda a su compañero de mesa: ¡cómo ha cambiado Germán en estos años!
Si yo lo escuchara, para que no os alarméis me auto definiría de esta manera, ya que ahora soy un poeta declarado, no un poeta “in pectore” o en el sentimiento.”


POETA

No sé si soy poeta cuando hablo
O quizás lo soy cuando Suspiro,
podría ser poeta cuando sueño,
Y me dicen poeta cuando escribo.

Mas si sólo soy poeta  por las letras
Es decir me hace poeta cuanto digo,
también poeta soy por lo que callo
Pero sé que poeta no he nacido.

he Recibido el Sacramento de los mares
Fui en el don de los versos bendecido
ser poeta es un credo que expía
La Sagrada religión de la poesía.

escanear para escuchar recitado por Eduardo de Ilzarbe
escanear para escuchar recitado por marino poeta

«Soneto a tres jueces de m*****» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Soneto a tres jueces de m****.


Silvina Domínguez
Mariano Roberto Lozano
Richar Fernando Gallego

Se salieron con suya los ladinos,
con jueces despreciables chabacanos,
amigos de los truchos araucanos,
que es sabido son ladrones y asesinos.

No entiendo al que se dice argentino
Y regala nuestra Patria a unos fulanos
violentos y con sangre en las manos
se quedaron el solar donde nacimos.

Fui a la guerra a defender Patria y destino,
camaradas se ofrendaron no en vano
pero a los jueces no les importa un rábano.

Son arquetipo de perfidia y desatino
¡Abjuren! Son felones y cretinos.
Por error fueron ustedes argentinos.

Nota: Abjurar en este caso es renunciar a la ciudadanía

«Poetizando historias» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Poetizando historias
Enrique Germán Martínez Marino poeta

Escanear para escuchar recitado por el autor


A la Promoción 40

De ibérica meseta presurosos arribaron,
y de rincones de Europa que yo desconocía,
del Cabo de Hornos un audaz allegaría
alborada a la irrompible amistad que convocaron.
A Indalecio y al poeta por salud los excusaron,
vio el evento por WhatsApp, con su invocación rogaron,
a los postres remató con feliz iniciativa
bárbaros y nativos un sólo grupo formarían.
Al final a cuatro vientos por sus rumbos dispersaron,
Pero quiso el poeta que la historia siga viva
Y en versos reseñó la memoria colectiva,
del encuentro que vivió PXL ¡uno en la vida!
Para entrar a sus países PCR te acogía,
al azar y preventivo no es remedio o paliativo,
no te hará ni bien ni mal ni vivirás menos o más.
Ahí te vienes a enterar que el virus más temido,
vive en yunta hoy contigo sin ruido y sin molestar
hasta que de ti se harte y se mande a mudar.
Nuestra Señora del Carmen nos vio siempre con agrado,
para Toulon 24 prometió acompañarnos
mas se hará representar con su amiga Juana de Arco.
Aguerrida, muy querida, su virtud fue apostolado.