Juego de poetización a dúo: «Hermanos del Alma». por Enrique Germán Martínez marino poeta

PROSA DE ALEJANDRA SOTELO FADERLAND. HERMANOS DEL ALMA.
A Luigi Bracamonte Rocha, esos hermanos del alma que la vida regala, que a estas horas clandestinas en que los investigadores trabajamos y me encuentra con la pc que hace lo que quiere, y unas lágrimas colgadas del puente de mis pestañas, a miles de km. de distancia, por encima de cordilleras, desiertos, lagos de altura, mas montañas y desiertos, valles y llanuras, parece poder leer la mente y llamar por teléfono pese a esas convenciones de usos horarios y dar ánimo como para insulfar un globo aerostático. Con amigos así, la vida si que vale la pena ser vivida.

12924432_10207755373535296_2738240973156492133_n

divr 4

«CARICIAS AL ALMA».
A Luigi Bracamonte Rocha.

Hay hermanos del alma
que la vida nos regala,
de otros vientres nacidos
mismas vidas lloradas,
Clandestinas son las horas
en que mi mente trabaja
investigando me encuentra 
lo que la vida me demanda.
Mientras lágrimas resbalan
del puente de mis pestañas,
porque el corazón entiende
lo que la voz acalla
y sus sentires esconde
entre frases vanas.
Distancia de por medio,
también altas montañas.
con nieves eternas
Y vertientes heladas
ríos que corren rectos
y deltas de filigrana
Pareces leer mi mente
que en mis tristezas me llamas,
para darme toda la fuerza
que ya no tiene mi alma.
Para templar mi frío mundo
al rescoldo de tus palabras,
y subir hasta el santo cielo 
en Montgolfier de madrugada
sin los lastres de la vida
con tu calor subiré muy alta.
Velará de mí por siempre
Luigi nunca me falta,
No nos une el amor,
El sabe hablar con mi alma
2016

13705155_10208711771044603_827829181_n

«Cantando en Libertad» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Poema dedicado a la libertad de expresión y de ideas, así como a la Libertad individual, que es un derecho inmanente asociado a la condición humana, por el cual nadie tiene porqué someterse a pequeños dictadores domésticos ni a grandes dictadores históricos.

divider-37709_960_720

CANTANDO EN LIBERTAD

No encierres al ave que canta,
canciones que enseña al viento,
que suben flotando a lo alto,
melodías que escucha en silencio,
e inspiran al ángel poeta,
que escribe con tinta y anhelo.

Los versos y rimas secretas,
un coro los canta sin duelo,
son letras de frases inmensas,
que llegan a toda tierra,
ocultas en brisas discretas,
a quienes el bien los congrega.

Corazones que al débil respetan,
dispersando los dones que sueñan,
conjuran el mal que acecha,
sembrando las flores más bellas,
que honran con aroma y colores,
y engalanan la obra excelsa,

Sí encierras al ave cantora,
impides que entone certezas,
poetas no escuchan sus hadas,
y lloran con muda tristeza,
no habrá melodías en vuelo,
escritas con arte y destreza,

Ni alas que baten inquietas,
ni voz en los coros que rezan.
palabras que no se pronuncian,
no vuelan al viento las letras,
verdades que no deletrean,
mentiras campeando siniestras.

Si amas el canto y la sueltas,
dejando tu puerta entreabierta,
a melodías que nadie recuerda
y tu alma es eterna dispuesta,
aromas distantes y ajenos,
al jardín en las tardes de siesta,
volverán con tu ave liberta.

La verás asomarse a tu puerta,
Y entonar esas notas sinceras,
Que el ave que canta no olvida,
Y tu alma por siempre recuerda.

30 de noviembre de 2015