“Bahía Anunciación” por Enrique Germán Martínez marino poeta

 

INCENTIVO POÉTICO

Después de la Operación Rosario, en que fueron recuperadas por un corto tiempo las Islas Malvinas, a mi buque el Destructor “ARA PIEDRABUENA”, se le ordenó fondear en Bahía de la Anunciación a la espera de órdenes.No llegamos a estar en ese tranquilo espejo de aguas cristalinas más de doce horas.

Treinta y cinco años después en mi artículo “Memorias de un Veterano”  donde escribì que me parecía un anodino lugar, merecía que me hubiera saltado a la yugular por la falta de conocimiento de la  historia de que habíamos recuperado. Sin embargo, Alejandra Sotelo Faderland , hizo un comentario sobre la historia de Bahía de la Anunciación en la que me explicaba que hubo en ese lugar que en sus ojos parece verselo de nuevo lleno de vida. Tan bello e interesante era el comentario que lo transformé en poesía.

COMENTARIO DE ALEJANDRA SOTELO FADERLAND.

Me gusta pensar que los que quedaron están en buena compañía, que irónicamente los acompañan los franceses de Boungaville cuyas cartas tuve en la mano, que el negro Simón los alegra con su violín, Gregoria libre de la tuberculosis y Julia con su bondad los cuidan (esclavas de Luis Vernet), que Victoria -única mujer muerta en defensa de las islas- les canta con su bella voz que despertaba envidias al más alto nivel; y que capitanes,  loberos desconocidos y marinos de toda laya  que duermen en el cementerio de Bahía de la Anunciación , en esas aguas cristalinas donde fondeaban barcos de toda clase; están juntos, acompañados. Despues que el viento les lleva noticias de lo que sucede en casa, seguramente les informará de cuanto has llorado y como estoy escribiendo yo también este comentario, mas al tacto que por lo que ven mis ojos llenos de lágrimas. Y quizás los franceses acadianos se maten de risa porque ellos también son ignorados,  pues también ellos, y los que descansan en el cementerio argentino, también son víctimas del mismo gobierno.

5bb

Bahía Anunciación.

Dice un sentir,
que nuestros soldados,
su vida entregaron,
no sin batallar,
allá en las Malvinas
la mar cristalina
peinada con vientos
tesoro irredento,
botín del rapaz.
Hoy guarda recuerdo
de varios intentos,
Monsieur Bouganville
no los quiso imitar.
Vivió allí sin prisa,
El no no coloniza
respeto guardaba
del dueño legal.
Con nuestros soldados
que están en la gloria,
pero sin victoria
y con mucho ideal,
Monsieur cuenta historias
antiguas memorias
ardiendo en sus copas
anejo coñac,
mareado en la cala
de un barco francés
zarpado año antes
del puerto de Brest.
Gregoria está sana
Julia es muy santa
Victoria les canta
desde otro lugar,
con voz celestial
que hace a su ama
rezar vía crucis,
decir mil Jesuses
y de envidia pecar.
Heroica la dama
memoria reclama
tomó ella un arma
y se puso a pelear.
El negro Simón
rasgando un violín
habrá de alegrar
por tiempo sin fin

EPÍLOGO
En esa Bahía
que lleva por nombre
hermoso pronombre
de la Redención.
Ignota Bahía
muy rica en historia
si guardas memoria
“De la Anunciación”

13709676_10208717851236604_381401807_o

5bb

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s