“Una madeja de amor” por Enrique Germán Martínez marino poeta

En recuerdo de Uma, la gatita de mi hija

Uma no es una gata es una madeja de amor,
nuestras almas con cariño entretejió en suave lana
con su habilidad innata para entrar al corazón,
y ronronear eternamente por quedarse cobijada.

Uma es mi gran amiga, no le pongo condición,
por momentos es mi dueña porque así ella lo siente
también elige mis vestidos para la competición
el color de mis zapatos y qué abrigo me conviene.

Al principio consentida trepó tímida a mi cama
invadiendo al poco tiempo con almohada y frazada
finalmente muy discreta y silenciosa se acomoda
donde quiere y lo que sobra te lo ofrece orgullosa.

A veces me reprocha por no haberme comportado
o por haber invitado en su horario de sillón,
que nadie le debe ocupar en sus horas descanso
¡Qué son casi 24 bajo cualquier condición!

Nunca nos separamos hasta que a ella la llamaron
a maullar bajo otro cielo de feliz eternidad,
está en otra dimensión y cada vez que yo la nombre
habré de honrar su fiel recuerdo y fina personalidad

Un instante de silencio, cada vez que diga Uma
será homenaje sincero a su existencia felina
Y para que nunca me olvide volará mí beso al cielo
A través del universo y de los agujeros negros

Epílogo
Un día muy lejano aunque el tiempo se haga eterno
Yo habré de encontrarte revisando en todo el cielo
Volveremos a abrazarnos aunque me arañes alma y cuerpo
¡ felices fuimos juntas y ya sabes que te quiero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s