«ERES PARA MI» Por Enrique Germán Martínez

A mi esposa al partir de viaje

Eres el agua salobre de mis mares,
eres el sol de mi puro y azul cielo,
eres la estrella brillante en mi universo,
y no habrá nada a ti que se compare.

Eres el aire que respiro sin saberlo,
Eres la luz de mis ojos cuando se abren,
Eres canción que acompaña mis silencios,
Eres la vida que fluye con mi sangre.

Pero eres libre de partir alguna tarde,
Si en algún otro horizonte te reclaman,
Soñaré que el vacío que dejaste
Es tu esencia y volverás a sublimarte

«LEJOS DEL INVIERNO» (Título original de Lilian Viacava) por Enrique Germán Martínez marino poeta

Poesía dedicada a Lilian Viacava La Dama de la Poesía, a modo de comentario para honrar sus hermosas letras que llevan por nombre LEJOS DE INVIERNO, a quien admiro por estar ella en lo más alto de los sitiales de Parnassus.

Lejos del frío invierno
El cálido brillo del verano intenso
Irrumpe joven e impetuoso
Con su calor a apagar los vientos
y secar los charcos fríos
a la sombra de floridos ceibos
y habrá de llevará mi amor
hasta ti en tu hielo eterno…

Irá hasta tu montaña
Donde, umbría y en triste encierro,
aun no has comprendido
que es verdad cuanto yo te quiero
y fue aquel un pecado viejo
que está olvidado hace ya tiempo
que mis gestos reivindicaron
pedí perdón y de él me arrepiento
.

Ven conmigo al cálido sol
que afuera hay un verano intenso
deja que te haga sentir amor
y renazcan tus sentimientos
serás dueña de mis poesías
y reinarás en mis pensamientos
serás mi flor fresca que ha nacido
para iluminar un verano nuevo.

Comentario adicional al poema de Lilian
Por haber sido marino durante cuarenta años valoro especialmente estas hermosas frases ,todo el sabor del mar y el erotismo que sugieren.

venciendo la distancia de tu cuerpo y mi cuerpo
entrelazando piernas como jarcias al viento
en un mar de pasiones donde ancla el veler
o.

Un jadeo de olas en los mares desiertos
acompasan las ansias de una pasión sin tiempo
que se agita en la dicha de un encuentro certero
.

No tengo estatura literaria para felicitar a La Dama de la Poesía, pero la admiro como mariopoeta.com y una felicitación es lo más espontáneo y apropiado que brota de todo mi ser.

«De haber yo sabido» por Enrique Germán Martínez marino poeta

escanear para escuchar recitado por marino poeta

Dedicada a Norberto Martin

De haber yo sabido
hubiera ido al cortejo,
una flor en mi mano,
una rima en recuerdo ,
una lágrima seca,
en mis ojos reflejo,
tu nombre en mi ruego,
un abrazo eterno,
hasta las puertas del cielo.
Pero hoy he sabido
que en otro cortejo
al que yo encabezaba,
ocurrió hace un tiempo
en la mente de quienes
no sueñan mis sueños,
por eso no supe
y me excuso sincero,
de no haber yo sabido
en mi olvidado destierro,
que tú en camino,
ya estabas viniendo,
te estaría esperando
con mi galas y aperos,
recitando este verso,
le pido a las brisas,
también a los vientos
que te lleven mis rimas
hasta el fin de los tiempos

«TRES VERSOS A ALEGRÍA Zoe» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Tres versos a Alegría Zoe
Por Enrique Germán Martínez

escanear para escuchar recitado

Alegría es la niña que llena mis días,
la luz que ella irradia hace sombras al sol,
con el brillo de su aura se opacan luceros
que en el firmamento encendió el Creador.

Alegría es la hija de mi corazón,
escarpados senderos valiente sorteó
pero Ángeles buenos hacia mí la trajeron
entre himnos que el cielo entonó en su honor.

Alegría es un faro que a sus padres les guía,
en el mar de esperanza que promesas cumplió,
es la estrella que brilla e ilumina las vidas,
como aurora en el alba y horizonte de amor.

«Hermanita, tus sueños navegan»por Enrique Germán Martínez marino poeta

escanear para escuchar recitado por el autor

Te estoy entregando mis flores más bellas ,

mi jardín dió muy pocas esta primavera,

será por el frío o infértil la tierra,

se ha despoblado y perdido sus fuerzas;

cuando éramos niños la vida era ubérrima.

Quizás con los tiempos mejoren la acequia

y la sombra más fresca de ramas añejas

del gran sicomoro que guarda en cortezas

secretos de niños y amores…. recuerdas?

cuando éramos niños la vida era nuestra.

el aire se aquieta no hay ruidos ni quejas

quizás a esas sombras las flores regresan

darían mil colores y tu centro de mesa

lucirá como en tiempos de dulces abuelas.

Cuando éramos niños el futuro era eterno.

Pero igual he traído mis flores selectas

sus pétalos saben mis letras mas bellas

que guardo profundo en mi corazón

Y las digo tan solo a quien las merezca.

Quería contarte del mar un secreto

murmuran la olas que rugen dementes

en lejanas rompientes serenan su brío

   llegan dormidas a mis pies siempre fríos.

Cuando éramos niños dormíamos tranquilos

Me dicen los mares que tus barcos navegan

  trazaron senderos  de vuelta en la estela

 hasta entrar al cobijo en añeja botella

son barcos que llevan  tus ansias y anhelos.

Aquellos que sólo tus manos expertas

pudieron guardar corazon  en botella

y todos tus sueños dormida o despierta.

Tuviste tus hijos y ellos viven sus sueños

Ya fuera utopía o ilusa quimera

sabida imposible vivirla de veras

no obstante, han sido vividas enteras

que imaginaste tu en tus viejas tristezas

Cuando éramos niños no había quien impidiera

No me eches de menos si un día cualquiera

vistiendo mis galas de marino poeta.

buscando horizontes de albas eternas

por un largo tiempo o todo el que fuera

hubiera de irme y ya no me vieras

Si de mi hubiera algo que no supieras

es fácil saber lo que mi alma alberga,

está en mi sangre y circula en mis venas

Lo piensa mi mente y mi pluma hace letras

En mis poesías allí estoy yo de veras

soy lo que digo en mis rimas sinceras.

Cuando éramos niños no había secretos.

Epílogo

Este cumpleaños de apenas sesenta

augura en tu estado dupliques tu apuesta.

No sé si el juglar a 120 o más años

tendrá alguna chance restante sin daños

Que con dignidad y sin ninguna vergüenza

Pueda pronunciarla en vocablos correctos

Y decir que por siempre tu hermano

Desea

 Feliz Cumpleaños Hermana

y que yo te vea

«Hasta las Puertas del Cielo» por Enrique Germán Martínez marino poeta

escanear para escuchar recitado por el autor

Si acaso mi amor me asaltara la muerte,
que ésta siempre presta a un golpe de suerte
la espero confiado, a mi vida aferrado
daré mi pelea sin bajar los brazos.
No habrá de llevarse mi bien más preciado
ni fácil, prestado, cedido, o sin cargo
ni intente acercarse al alma en que guardo
con celo palabras que me dió el cielo Santo
Que dijo a este niño: «Tráela un día a lo alto»
no temo a la muerte artera y silente
no daré un regalo a su gusto inclemente
Más temo a la vida que premia y castiga
que no hace promesas, te hiere o te besa,
es impredecible cual fiera a su presa,
No hesita en clavarte sus armas más lesas.
Si aun siendo valiente también tú cayeras
Sería mi honra del cielo a sus puertas
hacerme presente contigo a mi diestra
que habrás de llenarte de orgullo si vieras
que te honran abriéndote amplias dos puertas,
Haciéndote espacio cual se hace a una reina.
Tu te lo ganaste en tu vida terrena,
la senda era angosta cuando ibas por ella
guijarros y hiedras hirieron tus piernas
cruzaste los bosques sin guías ni estrellas
Los cauces nadaste en aguas turbulentas
Te arropaba en las noches un manto de nieblas
Un ángel cantaba en tus horas despiertas
Y un hada lloraba de angustia o pena
Mas nadie una mano amigable te diera
Por eso es que nunca será recompensar
Aunque eternas te esperen ambas puertas abiertas.

«Inocente» por Enrique Germán Martínez marino poeta

Basado en una conversación telefónica sobre los relámpagos y lluvia que caían….

Llora mi cielo arrepentido
lavando ancestrales culpas
que modelaron mis sentidos
entre luces y penumbras,
desde un cenit donde encumbra
el trono de un sol altivo,
empeñado contra las sombras
que sucumben ante su brillo.
Pero no se arrepiente mi alma
ni pecado alguno la infama,
no hay patíbulo que amedrente
ni condena se le reclama.
No hay cadenas que la sujeten
ni pecados que la profanan,
solo intolerancia y celo
son el vicio de quien difama.

«Resentimientos» por Enrique Germán Martínez marino poeta

A nadie… por Enrique Germán Martínez.

Podría suprimirte de mi vida,
en silencio escucharte sin palabras,
quedarme encerrada así te olvidas,
ignorarte en la puerta de mi casa.

Olvidarme de ti en todo momento
aún, los que la piel deja grabada,
no buscarte, ni romper el juramento,
aunque en cada reflejo vea tu cara.

Podría eliminar de mis recuerdos
imágenes que otrora venerara,
y borrar cada segundo intrascendente
haciendo que ya nuestro no haya nada.

Olvidar cada rasgo de tu cara
hasta que fuera imposible descifrarla
si preguntan por ti seré tan fuerte
que diré que de ti no guardo nada.

Y si dejaras esta vida yo sería
la última en honrarte allí presente,
en el fondo congelado de mi alma
un secreto inconfesable está latente.

Aunque una voz del cielo lo dijese,
lo negaría tantas veces cual pudiera
mi verdad ha de vivir eternamente
porque que te amo más allá de toda muerte.

«POESÍA PARA LOS QUE NO LEEN POESÍA» por Enrique Germán Martínez marino poeta

UNA COHORTE DE HOPLITAS
escanear para escuchar recitado por marino poeta


NO RECITA NI UNA RIMA EL HOMBRE SABIO
NI LA AMANTE LO SUSURRA ENTRE SUSPIROS
NO CORONA UN POEMA EL DIA EXHAUSTO
NI DISTRAE EN LOS DESCANSOS DE UN CAMINO

NO HAY SONETO EN LOS AMORES QUE HOY VIVIMOS
UN REENCUENTRO NO MERECE YA RIMARLO
DESPEDIMOS AL VIAJERO Y NO SENTIMOS
LAS PALABRAS DE EMOCION Y DE AGASAJO

LOS JUGLARES HAN PASADO AL OLVIDO
TROVADORES YA NO HABREMOS DE ENCONTRARLOS
LOS POETAS CON TRISTEZA HAN COMPRENDIDO
QUE EL DESTINO SE HA EMPEÑADO EN OLVIDARLOS

PERO NI UNO SOLO DE ELLOS SE HA RENDIDO
SINO QUE HAN REDOBLADO SU ENTUSIASMO
SER POETA ES CON LAS LETRAS COMPROMISO
Y JURAMENTO DE RODILLAS EN PARNASO.

NADIE DEJARÁ MORIR SUS PROPIAS LETRAS
ANTES CANTARÁN GLORIOSAS EN LA LIRA
NI DESPOJARÁ AL VIENTO DE SUS SUEÑOS
QUE LLEVA POR EL MUNDO ALEGRIA

YA DESCIENDEN DE PARNASO EN LEGIONES
ARMADOS CUAL HOPLITAS DE ILUSIONES
MARCHARAN CON SUS RIMAS DE ALTO VUELO
Y TAÑIRÁN SUS POESÍAS HASTA EL CIELO.

«Soneto para escritores» Por Enrique Germán Martínez marino poeta

«Soneto para escritores«

escanear para escuchar recitado por el autor

Un soneto a la palabra he dedicado
en los tiempos de este don ya sin valía,
la mentira sin error de ortografía
es bienvenida y claramente ha triunfado.

Hubo palabras que inmensas prometían
un futuro de poesía ya alcanzado,
pero víctimas de sucio negociado
se asociaron a consignas perimidas.

Palabras gigantescas se han salvado
y exitosos resultados predecían,
mas, ya torva, una jauría va ladrando,

de torpes prosas de palabras inclusivas.
Todo vocablo hoy está amenazado,
en su ausencia “libertad será utopías”.